La prevención de la osteoporosis comienza en la infancia

La osteoporosis es una de esas enfermedades que solemos considerar como muy lejana, típica de edades avanzadas. Sin embargo, su origen suele estar en los primeros años de nuestra vida. La infancia es un periodo crucial para el desarrollo óseo: Durante este periodo se forma alrededor del 90% de la masa ósea que tendremos en la vida adulta.

La prevención de la osteoporosis comienza durante la infancia, adolescencia y primera juventud. Desde el nacimiento, la masa ósea se irá incrementando, alcanzando su pico máximo alrededor de los 20 años. A partir de aquí y, como consecuencia de diversos factores, la masa ósea va decreciendo. Esta pérdida puede ser considerada normal o acelerada por distintas causas como pueden ser una mala alimentación, sedentarismo, algunos fármacos o ciertas enfermedades. Por lo tanto, cuanto mayor masa ósea se alcance tras la adolescencia, mayor será la protección que se tenga frente a la pérdida de densidad ósea durante toda la vida.

¿Cómo podemos prevenir la osteoporosis desde la infancia?

El desarrollo y mineralización de los huesos depende de diversos factores: Genéticos, nutricionales, metabólicos y estilo de vida entre otros. Algunos de estos factores no son modificables, pero otros si lo son.

Entre los factores que podemos modificar se encuentran la nutrición y los relacionados con el estilo de vida. Por lo tanto, es importante incidir en ellos desde la infancia para que nuestros hijos tengan unos huesos sanos y fuertes.

Alimentación rica en calcio y vitamina D

Una buena nutrición es vital para el correcto desarrollo de todos los tejidos y órganos, incluidos los huesos. Una dieta variada nos garantia el aporte de nutrientes necesario para que nuestros hijos crezcan sanos y felices. Pero, en el caso que hoy nos ocupa, la salud ósea, hay que hacer especial hincapié en que los niños reciban las cantidades adecuadas de calcio y vitamina D.

El calcio es el nutriente más importante para adquirir una buena masa ósea, mientras que la vitamina D, ayuda que este se absorba de manera más efectiva por el organismo.

Las principales fuentes de calcio son los lácteos y sus derivados, los frutos secos, pescados como las sardinas o las anchoas, legumbres, sésamo y verduras de hoja verde.

En cuanto a la vitamina D, es importante ingerir pescados azules, lácteos y huevos. Además, el sol nos ofrece también un importante aporte de esta vitamina, por lo que es esencial dejar a los niños jugar al aire libre.

Evita que tus hijos realicen dietas de adelgazamiento sin control

Además de llevar una dieta sana y rica en calcio y vitamina D, es importante evitar las dietas bruscas para perder peso que muchas veces llevan a cabo los adolescentes. Estas dietas suelen generar alteraciones en el metabolismo que dificultan la correcta absorción y fijación del calcio en los huesos.

Si tu hija o hijo quieren perder unos kilitos, animales a realizar ejercicio físico y a llevar una dieta sana y equilibrada. en la mayoría de los casos es más que suficiente. Si hay un verdadero problema de sobrepeso, debéis buscar ayuda profesional para que paute una dieta adecuada.

Modera el consumo de ciertos alimentos y bebidas

El café, el alcohol , el exceso de proteínas, sal o las bebidas carbonatadas, deben consumirse con moderación ya que dificultan la asimilación de calcio o promueven su eliminación, dificultando su fijación en los huesos.

Anima a tus hijos a hacer deporte y a jugar al aire libre

Realizar alguna actividad física es fundamental para prevenir la osteoporosis. El ejercicio ayuda a la mineralización ósea ya que estimula el depósito de calcio en el hueso.

Cualquier actividad física va a reportar grandes beneficios para la salud en general. Pero el ejercicio más recomendado para los huesos, es aquel que soporta el propio peso del cuerpo. Algunos ejemplos serían: levantar pesas, caminar, hacer senderismo o correr. Otros ejercicios como la natación o la bicicleta, aún siendo muy saludables, no están indicados para mejorar la masa ósea porque al no haber carga de peso sobre los huesos no se estimula la mineralización de los mismos.

En cuanto a los juegos, ya hemos explicado antes que el sol ofrece un aporte importante de vitamina D, esencial para ayudar a la absorción del calcio. Por lo tanto, anima a tus hijos a que jueguen o practiquen deportes al aire libre. Su salud ósea lo agradecerá.


Categorías

Salud

Soy Jasmin, mamá de dos niños junto a los que aprendo y crezco cada dia. Además de madre, que es el "título" del que me siento más orgullosa, soy Licenciada en Biología, Técnico en Nutrición y Dietética y Doula. Me encanta estudiar e investigar sobre todo lo relacionado con la maternidad y crianza. Amante de la naturaleza y los animales, el reciclaje creativo y la música. Actualmente compagino mi trabajo en una farmacia con los cursos y talleres que imparto sobre diversos temas relacionados con la maternidad, medio ambiente y ecociencia creativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.