La prevención del ciberbullying desde la familia y desde la escuela

Ciberbullying

Somos muchos los padres que hoy en día estamos inmersos en las nuevas tecnologías y a nuestros hijos les enseñamos que es normal relacionarse a través de Internet. Pero igual que existe parte buena porque podemos estar conectados siempre que sea necesario, también existe una parte mala y es que es muy fácil ‘ser valiente’ para acosar a otras personas desde detrás de una pantalla, donde lo único que tienes que hacer es teclear en el ordenador palabras hirientes que pueden hacer mucho daño emocional.

La tecnología significa que la intimidación ya no se limita a los patios escolares o a las esquinas de las calles. El ciberacoso puede ocurrir en cualquier lugar, incluso en casa, por correo electrónico, mensajes de texto, por whatsapp o incluso dejando comentarios en una página web. Los medios sociales están activos las 24 horas del día, los siete días de la semana y son cientos de personas las que están involucradas. 

Para las personas que sufren acoso cibernético o los niños que sufren ciberbullying, los efectos pueden ser devastadores, haciendo que se sientan heridos, humillados, enfadados, deprimidos… Lo que les hace sufrir no solo está en la escuela o en algún lugar físico, sino que por Internet, está allá a donde vayan, ya no se sienten seguros en ningún sitio, dejan de tener ‘su refugio’. Este sentimiento de desprotección e inseguridad puede llegar a tales extremos que incluso piensen en tener ideas suicidas. 

Pero ningún tipo de intimidación debe ser tolerado jamás. Estos consejos pueden ayudarte a proteger a tus hijos y a hacer frente al creciente problema del acoso cibernético o el ciberbullying.

 

Qué es el ciberbullying

El ciberacoso ocurre cuando un niño o adolescente utiliza Internet, correos electrónicos, mensajes de texto, mensajería instantánea, sitios de redes sociales, foros en línea, salas de chat o cualquier otra tecnología digital para acosar, amenazar o humillar a otro niño adolescente. A diferencia del acoso tradicional, el ciberacoso no requiere fuerza física o el contacto cara a cara, no se limita a un puñetazo o a empujones. Los cibermatones aparecen de muchas formas y tamaños. Casi cualquier persona con una conexión a Internet o el teléfono móvil puede hacer ciberbullying a otra persona y muy a menudo sin tener que revelar su verdadera identidad.

Ciberbullying

Los cibermatones son cobardes, y pueden atormentar a sus víctimas las 24 horas del día en cualquier lugar en el que se encuentre la persona acosada y que tenga acceso a Internet. La persona acosada no se sentirá segura en ningún sitio y es que solo hacen falta unos pocos clics para sentir la humillación y los efectos devastadores en sus emociones.

Es muy importante que todas las víctimas de ciberbulying sepan que no están solas, son muchas las personas que han sufrido este acoso en algún momento de sus vidas y es muy importante buscar ayuda y salir del bucle que hace tanto daño emocional.

Cómo daña el ciberacoso

Los niños y adolescentes usan métodos que pueden hacer que el ciberbullying sea demasiado variado e imaginativo. Se extiende desde el envío de amenazas o burlas por mensajes por cualquier medio a robar la identidad social para herir y humillar. Algunos intimidadores cibernéticos pueden incluso crear un sitio web o página en las redes sociales para hacer daño a otros.

Al igual que ocurre con el acoso tradicional, los acosadores pueden utilizar diferentes vías. Los niños pueden hacerlo a través del ‘sexting’ -enviar mensajes de naturaleza sexual- o con mensajes que amenazan de daño físico. Las niñas, suelen hacer ciberbullying mediante la difusión de mentiras y rumores, dejando al descubierto los secretos, expulsándole de listas de amigos o haciendo el vacío.

El acoso cibernético es muy fácil de cometer, un niño o adolescente puede fácilmente cambiar los roles y pasar de víctima de ciberacoso a ser un acosador cibernético.

Ciberbullying

Cómo ayudar desde la familia o la escuela

Es necesario que tanto los padres como en la escuela sean conscientes de lo que los niños y niñas hacen en Internet. Conocer los sitios en los que los niños navegan habitualmente, qué hace en Internet. Es importante hablar a los niños como adulto de referencia responsable que puedes revisar sus comunicaciones si crees que puede haber algún motivo de preocupación.

Es necesario que tanto en la escuela como en casa exista en todos los ordenadores un software de filtrado para el control de los padres y los profesionales de la educación o también, programas de monitoreo para poder vigilar el comportamiento de los niños en Internet.

Si son tus hijos…

Pide a tus hijos sus contraseñas, pero diles que solo las utilizarás en caso de emergencia -y hazlo así realmente-. Puedes seguir a tus hijos en las redes sociales o pedir a otro adulto de confianza que lo haga. Diles a tus hijos que siempre que conozcan a alguien nuevo por Internet te informen sobre esa persona y si conocen a alguien que está sufriendo ciberacoso o si son ellos los que lo padecen, que te avisen inmediatamente. 

Establecer reglas sobre el uso de la tecnología

Es muy importante establecer reglas sobre el uso apropiado de la tecnología en casa -cualquier tecnología-. Por ejemplo, ser claro acerca de los sitios que puede visitar, configurar la máxima privacidad en las redes sociales, explicarles las normas básicas para que puedan navegar de forma segura por Internet. 

Ayúdales a ser inteligentes acerca de lo que publican o dicen, diles que no compartan nada que pueda herir o avergonzar a otros o a sí mismo. Si escribe algo en Internet otro puede reenviarlo y estaría fuera de su control pero puede ocurrir.

El último informe de Fundación ANAR revela un aumento en la incidencia de ciberbullying

Hazles entender que es muy importante que no compartan las contraseñas con sus amigos ni con nadie, solo contigo. Si comparte sus contraseñas puede poner en peligro su identidad y que otro le suplante para escribir cosas a su nombre y hacerle daño a él y a otras personas.

En la escuela

Algunas escuelas han desarrollado políticas sobre los usos de la tecnología para controlar el comportamiento de los niños dentro del aula. Es una buena idea tener en cuenta estas políticas dentro de los centros educativos para eliminar las conductas apropiadas, por ejemplo: control en todos los ordenadores de la navegación, control de usuarios en el uso de los ordenadores, prohibir los teléfonos en el centro educativo, etc.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *