La responsabilidad de las tareas domésticas para los adolescentes

adolescentes tareas

Los adolescentes muchas veces pueden eludir sus responsabilidades ante las tareas domésticas con la “ley del mínimo esfuerzo” o simplemente porque te dicen que “no saben hacerlo”. Cuando un adolescente te dice que no sabe hacer algo, no te enfades, simplemente ayúdale a hacer las cosas para que aprenda a hacerlo por sí mismo. Guíale en su proceso de aprendizaje y poco a poco ve dejándole espacio para que finalmente lo haga solo, ¡y hazle ver lo bien que lo hace!

Es importante que le digas en todo momento a tu hijo adolescente qué es lo que esperas de él en cuanto a las tareas del hogar, pero esto es algo que debes hacer desde que tus hijos son bien pequeños para que las tareas las tengan establecidas como un hábito. De esta manera lograrás que a medida que crecen puedan tener estos hábitos de limpieza bien establecidos.

Una buena idea es también poder establecer un cuadro de recompensas y consecuencias para las tareas bien hechas o las tareas que no han acabado. Las recompensas siempre serán privilegios como salir antes con los amigos para ir al cine y las consecuencias negativas serán restricciones de actividades que le gustan, como no salir hasta acabar sus tareas domésticas o restringir horarios de salida o juegos.

Además la frecuencia y la repetición le ayudará a tu hijo a formar el hábito, por lo que si las tareas domésticas están metidas en vuestras rutinas familiares será mucho más sencillo para ellos llevarlas a cabo. Las tareas deben configurarse como diarias, semanales o mensuales (dependiendo de lo que sea cada cosa). Los recordatorios pueden ser necesarios y las recompensas y consecuencias deberán ser inmediatas para un mejor aprendizaje.

¿Qué es lo que te sirve en la educación de tus hijos para que se hagan responsables de las tareas domésticas que les corresponden?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *