La ropa canastilla

Los primeros días con el bebé en casa pueden ser un verdadero desafío a la paciencia y a la imaginación de padres y adultos que luchan por lograr que ese pequeñín se sienta bien y a gusto.

Por ello, una buena elección de la ropa que ese bebé utilizará, principalmente la primera semana de estar en este mundo, es fundamental. No hay que olvidar, que la ropa es un utensilio muy nuevo en la vida del niño, que durante 9 meses estuvo desnudo en nuestro vientre.

Por ello, la indumentaria para estos primeros días debe ser cómoda, holgada, abrigada y flexible… ¿ningún otro requisito?

Es cierto que al llegar el bebé a nuestras vidas, en muchas ocasiones esperamos que éste se vea como un verdadero muñeco, pero es bueno saber que no por estar “lindo”, estará “cómodo”, que es lo imprescindible.

Por eso, se deben tener presente una serie de pautas, al momento de seleccionar un buen ajuar de recién nacido. Por ejemplo, la tela de confección de la prenda debe ser algodón o una muy similar, para evitar que se produzcan irritaciones o alergias. Además, los géneros con buena parte de algodón son más frescos y cómodos de utilizar.

Los gorritos, no deben ajustar demasiado, y sus elásticos deben pertenecer al género de confección y no al elástico en sí.

Las ropas del niño deben ser un poquito más grande que su cuerpo, ni mucho más ni mucho menor. De este modo evitaremos que el excedente de la misma se amontone, o que la prenda ajuste. En ambos casos, generarían grandes e innecesarias molestias al niño.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *