La rubeola

La rubeola

La rubeola, es llamada como sarampión, la cual, consiste en una infección respiratoria que la produce un virus. Esta es muy contagiosa. En la infancia se muestra de forma leve, pero si la contrae una mujer embarazada con menos de tres meses de gestación, se convierte en muy peligrosa para el feto.

Cualquier adulto puede presentar una complicación ante esta enfermedad, pues va desde la neumonía, otitis, encefalitis que dan causa de epilepsia, retraso mental, incluso la muerte. Es muy difícil de superar.

Los síntomas de la rubeola se presentan con una erupción en la piel después de haber contraído la enfermedad (alrededor de los días posteriores), durando unos tres días. Comienza en la cabeza, sigue por el tronco (donde coge mayor intensidad) y llega hasta los pies, sin provocar molestias. Sus pasos de invasión son estos:

Erupción de la piel (manchas rosadas con puntitos)

Inflamación de los ganglios (situados en la nuca y detrás de las orejas)

Fiebre leve, dolor de cabeza y garganta

Ojos enrojecidos y conjuntivitis

Malestar general

Pérdida del apetito y dolor de articulaciones

Infección de oídos

Si esto le afecta al niño, puede que no se hagan presentes todos los síntomas, por ejemplo, el dolor de articulaciones, suele presentarse en los adultos, sin embargo, la infección de oídos, se presenta en los niños.

Esta enfermedad es muy contagiosa y fácil de contagiar, pues con estornudos, tos, contacto con objetos de los enfermos… es suficiente y se hace presente a las dos o tres semanas.

Mas información – Síndrome congénito de la rubeola

Fuente – Web del bebé


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *