La siesta al aire de los bebés nórdicos

Increíble pero cierto. La siesta al aire libre de los bebés nórdicos, es algo que siempre ha sido chocante. Pero en Madreshoy, os descubrimos por qué es tan popular y qué beneficios les da.

La siesta al aire libre de los bebés nórdicos, puede que tenga sentido cuando es verano. Pero es que resulta que también lo hacen cuando las temperaturas no son tan altas. Exacto. Durante los meses de frío, también hacen siestas. Y aunque sea una auténtica locura, muchos lo podemos relacionar al juego libre que tienen los niños, en la calle, incluso si hace frío. Protegerles continuamente del frío, no les hace más fuertes, sino más débiles.

La siesta al aire libre de los bebés nórdicos

La práctica de la siesta al aire libre de los bebés nórdicos, es propio de los países más fríos. Literalmente, los más fríos: Dinamarca, Finlandia, Noruega, Suecia… Si la siesta fuera en sitios tropicales, la opinión sería diferente, pero hablamos de temperaturas que superan el bajo cero. Llegando incluso a rozar los 15 grados bajo cero.

Aparte de popular, es casi tradición realizar la siesta al aire libre de los bebés nórdicos. La conocida siesta nórdica. En donde las madres, mientras están dentro de las casas, tiendas o bares, los bebés, esperan fuera, durmiendo plácidamente. Y es que creáis o no, ya seamos bebés o adultos, el cuerpo precisa de algo de frío, para dormir mejor. Como lo leéis.

Muchas de nosotras, seguimos pensando que es una auténtica locura. Especialmente, dejando al bebé en la calle solo. Pero tenemos que tener en cuenta que son países en donde la seguridad es casi extrema y que es una práctica popular de todos. Y sea como sea, la siesta es muy importante para los pequeños

Beneficios de la siesta nórdica

Creáis o no, la siesta al aire libre de los bebés nórdicos, tienen increíbles beneficios para su salud. Echemos un vistazo, cuáles son.

  1. Con la ropa de abrigo necesaria y una mantita, el bebé puede dormir perfectamente. Y gracias al frío, duerme incluso mucho mejor. Como ya dijimos más arriba, es necesario algo de frío, para hacer que el cuerpo descanse.
  2. Puede dormir incluso más y de un solo tirón. Duermen de manera profunda, lo que permite despertarse sin somnolencia.
  3. Al estar expuestos al frío, no se sobrecalientan, debido a la ropa. Por lo que pueden estar más cómodos.
  4. Tienen mayor capacidad de concentración y un mejor estado anímico.
  5. Son capaces de adaptarse a cualquier situación para dormir. Estando despierto, está más activo, pero a la hora de dormir a la noche o con poca luz, duermen sin problemas.
  6. Tienen menos riesgo de acabar resfriados. Se refuerzan las defensas naturalmente, al estar expuestos al frío de la calle. Según un estudio, se consiguieron resultados en los que los niños que tomaban las siestas en la calle, tienen ausencias en el colegio.
  7. Tranquilidad para los padres. Estos, cuando están en el parque y quieren descansar, pueden estar charlando tranquilamente, mientras el bebé duerme con el frío. Ya que duermen más y mejor, lo que le permite a los padres, también descansar.

Cuidados a la hora de tomar la siesta al aire libre

Por supuesto, la siesta al aire libre de los bebés nórdicos, no implica soltar al pequeño en la nieve y ya está. Tienen una serie de cuidados, para que el bebé pueda dormir plácidamente. Tendrá ese frío,  pero también tendrá una serie de cuidados y vigilancias.

  • Debe ser una calle conocida y segura. Por supuesto, si no conoces la calle o tienes entendido que no es segura, no dejan dormir al bebé fuera.
  • Si hace viento y lluvia, el bebé puede dormir perfectamente fuera, siempre que se le proteja de esos fenómenos. Poniendo la capota impermeable, el bebé puede dormitar sin problemas.
  • No se trata de dejar al bebé tal cual. Debe tener ropa cómoda y una cálida mantita, en donde sentirse seguro.
  • Cuando se quiere tomar la siesta al aire libre, pero no es bueno salir a la calle, por el clima, por ejemplo, les sacan al jardín. Así, pueden disfrutar de la siesta, pero en la zona de la casa. Es perfecto para las primerizas.
  • Se puede contar con un monitor, para escuchar al bebé, si tiene alguna molestia.

Es de lo más interesante saber cómo la siesta al aire libre de los bebés nórdicos, puedan hacer tanto sobre su salud. Y cómo les permite dormir con esa tranquilidad, que en ocasiones, en una sala más caliente, no se consigue.

¿Y tú? ¿Te atreverías a dejar que tu bebé se eche la siesta nórdica? Sabemos que es una locura, pero ahí están los resultados. Si quieres hacerlo, no dejes de tener en cuenta, los cuidados que te damos desde Madreshoy. Y no dejes de comentar más abajo lo que te parece la siesta nórdica y si la probarías. Es más, si la haces, por favor, compártelo con nosotras.


Categorías

Salud

Paula Ellazar

Amante de la naturaleza y los animales. De los caminos que llevan a los diferentes rincones del mundo. Del mar, la arena y la lluvia. Y... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.