La tartamudez

tartamudez

La tartamudez es uno de los trastornos más desconcertantes en el ámbito de la comunicación, debido a la diversidad de alteraciones y la heterogeneidad del problema. Además la característica de ser una dificultad que se presenta de una forma interrumpida ha hecho difícil su estudio, tratamiento y recuperación que ha supuesto un reto para muchos terapeutas.

La mayoría de los estudiosos del tema coinciden en que el tartamudeo es un trastorno que afecta fundamentalmente al habla. Las alteraciones de la fluidez más representativas de la tartamudez consisten en repeticiones de sonidos, palabras o frases, bloqueos o segmentación de palabras.

En las primeras etapas del desarrollo entre los dos y cinco años los niños interrumpen con frecuencia la fluidez del habla, con pautas o repeticiones. Pero a este tipo de expresión no se la suele considerar alterada y sólo se la llama tartamudez en un porcentaje reducido de niños. Esto ocurre cuando las dificultades tienen determinadas características y se prolongan en el tiempo, aunque no existe un acuerdo generalizado sobre a qué alteraciones llamar tartamudez.

Es habitual que el problema aparezca en los niños entre los dos años y medio y los doce, sin embargo la mayoría de los problemas de fluidez comienzan en la primera infancia, en los primeros años de preescolar y generalmente después de haber hablado fluido anteriormente. En algunos casos puede aparecer en niños de entre seis y siete años, relacionado con el inicio de la primaria y situaciones de estrés.

Alguno de los conceptos que se le atribuyen a la tartamudez es que es un problema de ritmo, de palabra, una perturbación de la fluidez verbal resultante del condicionamiento negativo de una emoción.

La tartamudez es un síntoma de una condición psicopatológica clasificada como neurosis de conversión pregenital.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *