La teoría de la sexualidad en los niños según S. Freud

Teoría de la sexualidad de S.Freud

Sigmund Freud fue el padre de las mayores teorías psicoanalistas. Este psicoanalista, era quién tenía la idea de que el desarrollo de la persona giraba en función de su desarrollo sexual. Sin embargo para él, el concepto de sexualidad no era únicamente el concepto de sexualidad genital, sino algo mucho más amplio que abarcaba todo el desarrollo de la afectividad humana.

Sin embargo, lo que le causó más controversia con sus colegas, fue que atribuyese una vida sexual a a los niños desde sus primeros días de vida. Por lo que creó lo que llamó la teoría de la sexualidad.

Según Freud, se distinguen tres zonas erógenas en el desarrollo sexual de una persona, siendo estas aquellas partes del cuerpo que pueden favorecer el placer y, que se irán sucediendo en el desarrollo neurológico del niño o de la niña. Estas fases son:

La fase oral

Teoría de la sexualidad de S.Freud

Abarca desde el nacimiento hasta los 2 años. El sentido del placer se localiza en la boca y en los labios. Toda la actividad del bebé, en su primer año de vida, gira en torno a satisfacer sus necesidades orales (mamar, comer, beber).

Es a través de su boca que el bebé comienza a establecer las primeras bases afectivas con su madre y además le sirve de centro de exploración y conocimiento del mundo exterior.

La fase anal

Teoría de la sexualidad de S.Freud

Se localiza entre los 2 y los 3 años. La sexualidad del niño se extiende a todo el aparato digestivo y su interés se centra en el ano, en la defecación y en el control de esfínteres.

Es importante enseñar al niño unos hábitos correctos de higiene, evitando caer en sistemas excesivamente severos ni demasiado permisivos.

La fase fálica

Teoría de la sexualidad de S.Freud

Se sitúa entre los 3 y los 5 años. Es en esta edad cuando el líbido (sexualidad) se sitúa en el pene. La curiosidad que siente el niño y la niña hacia su propio cuerpo harán que comiencen a explorarlo y descubran sus órganos genitales. También se sentirán atraídos hacia la diferencia entre sus sexos y el de los otros.

Freud defendía que todos los niños a esta edad sienten un deseo erótico hacia su madre, mientras ven al padre como un rival. El niño trata de identificarse con su padre para lograr así el amor de su madre, a esto Freud le llamó Complejo de Edipo. Algo similar ocurre con las niñas, al cual llamó complejo de Electra.

Más información – La sexualidad en el niño


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *