La tolerancia como ejemplo para educar en el respeto

Siempre hablamos de que, como padres, queremos tolerancia, que se respeten nuestras decisiones respecto a nuestros hijos. Así como queremos que se respeten sus sentimientos y deseos. Pero y el respeto comienzan con uno mismo, por lo que se hace fundamental educar usando la tolerancia como ejemplo.

No puedes hacer que nadie te respete si no empiezas por respetar sus opiniones y actos. De la misma forma, no te respetarán tus hijos si no eres capaz de ponerte en su lugar, comprenderlos y respetar su forma de ser y de pensar.

¿Qué es la tolerancia y porqué es tan importante?

La tolerancia es la capacidad de aceptar ideas diferentes a las propias. Es la actitud que tomamos frente a unos valores distintos a los nuestros. Esto es en sí la base fundamental del respeto y por eso es importante que lo seas para que tenga un buen ejemplo.

No servirá de nada que le digas que debe aceptar las opiniones ajenas, si te ve juzgar a otro por cierta actitud o acción que no comprendes. Esto no ayudará a transmitirle la idea que pretendes inculcar.

Los niños no aprenden de tus palabras, consciente o inconscientemente, pueden heredar conductas aprendidas de sus padres. Si tu ejemplo es el adecuado, tu hijo será una persona tolerante con los demás. Esto no sólo implica respetar a la gente en general, implica sobretodo, respetar a tu hijo.

El respeto empieza por uno mismo

Lo primero que debes tener en cuenta para transmitir realmente un ejemplo de tolerancia y respeto, es que la primera persona a la que se debe respetar es uno mismo. El secreto de la tolerancia es ser coherente con las ideas propias, sin echar por tierra las de los demás.

Ser tolerante y respetuoso no es cambiar de opinión constantemente según con quien hablemos. Es poder hablar con gente que tiene una forma de vivir diferente a la tuya sin necesidad de ofenderles. Si alguien es vegetariano y te dice que quiere educar a sus hijos en eso, pero tú crees que es perjudicial para su salud, puedes decirle de buenas maneras que debería consultar a un médico o dietista si es una dieta recomendada para su desarrollo o a qué edad podría empezar.

No debes darle a nadie la razón “por educación” si son ideas contrarias a las tuyas, porque te estás faltando al respeto a ti mismo. En ningún caso es un ejemplo de tolerancia decirle o hacer sentir a esa persona delante de tu hijo, que su opinión es menos válida que la tuya o viceversa. Debe entender que ambas opiniones son válidas de igual forma. El mejor ejemplo es que tu hijo entienda que existe diversidad, que cada uno opina a su manera.

La tolerancia y el respeto hacia tu hijo

La tolerancia que muestres hacia los demás tiene que incluir a tu hijo. Es decir, debes respetar sus ideas, sus opiniones y sus acciones. Esto no implica que nunca le regañes, está aprendiendo y debe saber distinguir cuándo no está haciendo las cosas bien. Sin embargo, es preciso que sepa que entiendes sus sentimientos y que los respetas.

En caso de que tu hijo no entienda porqué otro niño lleva un peinado distinto y se burla de él, es necesario que le digas que no debe burlarse de él por tener un peinado distinto, pero que entiendes que pudo parecerle un peinado divertido. Tiene que sentir que tiene derecho a demostrar sus sentimientos, de la misma forma que tú debes enseñarle a expresarlos de una forma respetuosa con los demás.

La necesidad de educar en la tolerancia para crear una sociedad diversa

Vivimos en un mundo individualista en el que todo el mundo se sabe con el derecho de ser uno mismo. Pero también es un mundo en el que la gente tiene tendencia a juzgar bajo una impresión precipitada. Esto hace que sea necesario educar a nuestros hijos en la tolerancia.

“Se ríen de mí por ser diferente, yo me río de ellos por ser todos iguales” Kurt Donald Cobain.

Esto no es solo por su propio bien y el beneficio para su desarrollo. Este radica sobre todo en su estabilidad emocional y el refuerzo de su aotoestima. También lo es para aportar nuestro granito de arena en una sociedad mejor para su futuro.


Categorías

Consejos, Desarrollo, Familia

Madre de una luz inspiradora, futura pedagoga, técnicamente decoradora, eterna escritora en la sombra, artesana, vocalista y compositora, aprendiz de todo, maestra de nada. Apasionada de los animales y de sus beneficios para el desarrollo emocional humano. Enamorada de la luz que existe en las buenas personas, de la educación, de la música y de la vida en general. Positivista in extremis, todo tiene un lado bueno y si no lo tiene, me encargo de crearlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.