La verdura y los niños

Poco a poco lo niños van creciendo y muchos sabores de los alimentos, se convierten en no deseados por ellos. Aunque ellos no lo entiendan, han de alimentarse con ellos, y nosotros debemos de intentar que les apetezca, pues algunos son la base de su crecimiento. Las verduras, por ejemplo, son en mayoría odiadas por los niños, pero podemos usar algunos trucos para que les encante comerlas.

En el almuerzo del cole, opta por introducir un poco de tomate y apio ralladito en el bocadillo o sándwich, mézclalo con un poco de mahonesa o salsa de yogurt para disimular los sabores.

Para comer, los purés de verduras, son ideales para introducir verduras de todas clases, para disimular compleméntalos con queso, se convertirá en más delicioso y atractivo.

Un buen truco, es la decoración del plato. Los alimentos a manera de juego, como el dibujar una cara con tomate, pepinillo, maíz… le entusiasmarán y le parecerá un pequeño juego, anímale a contar alguna historieta y dar personificación a los complementos de la comida, le encantará y se brindará a comer él solo.

Arreglarle un plato especial para ellos, les motivará y ayudará para tomarle el gusto a las verduras.

Jugar con las recetas de las comidas, es una buena idea, por ejemplo, si cocinas algún tipo de carne (pollo, ternera), puedes triturarla junto a las verduras, no se enterarán de los ingredientes con que está hecha y podrás añadirle la verdura que tú quieras.

El introducir verduras en la alimentación de un niño, es una forma de prevenir la obesidad infantil y educarle hacia una vida sana y saludable.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *