La violencia obstétrica, ¿qué es exactamente?

mujer embarazada barriga

Hace poco os hablamos desde Madres Hoy sobre el siguiente artículo: Se crea el Observatorio de la Violencia Obstétrica para cambiar la realidad de las mujeres, pero hoy quiero hablaros sobre qué es exactamente la violencia obstétrica por si hay mujeres (o incluso hombres) que no saben qué es esta dos palabras tan importantes de conocer. La violencia obstrética puede dejar heridas emocionales muy severas y muy difíciles de curar, por eso hay que estar atenta a cualquier aspecto que se deba valorar.

Se debe pensar en el embarazo como un proceso donde las mujeres deben tener el control sobre su propio embarazo, es su cuerpo y el bebé que se está formando en su interior será su hijo para siempre desde el momento en que se quedaron embarazadas. Desgraciadamente hay mujeres que sufren agresiones durante el embarazo y durante el parto, no se respetan sus deseos e incluso se realizan actos en contra de su voluntad.

Puede causar daños físicos, pero los emocionales son los más graves

Hay mujeres que son sometidas a procedimientos incorrectos, que quedan desatendidas o que aún es peor, que sufriendo algún tipo de violencia verbal en los entornos de atención de salud. Aunque parezca que esto no es algo normal en nuestra sanidad, desgraciadamente son cosas que siguen pasando y que por no denunciarlo o por callarse, serán más las mujeres que puedan verse afectadas y que sigan sufriendo las consecuencias de no decir nada.

mujer embarazada vesitdo

La violencia obstrética no sólo causa daño físico en algunos casos, sino que el daño que más afecta es sin duda el daño psicológico y emocional. ¿Te imaginas cómo debe afectar a una mujer que una enfermera le diga que no debe gritar mientras está en el proceso de puja o hasta que no acaben los procedimientos médicos? Conozco a una mujer que lleva muchos años de depresión a causa de no haber podido gritar en su parto natural, porque no le dejaron. ¿Te lo imaginas? Yo no podría imaginar mi parto sin los gritos que necesitaba dar para desahogarme de tanto dolor.

El parto es un proceso muy importante e íntimo de una mujer con su bebé, y el personal médico debe estar al lado de la mujer para apoyarle, para guiarle y para atenderle en todo lo que sea necesario, respetando siempre sus necesidades, sus intereses y el procedimiento natural del parto en el caso que sea posible. Afortunadamente se dan únicamente en casos aislados, pero esos casos aislados no deben quedar silenciados. Todas las mujeres tienen derecho a tener una experiencia prenatal, parto y postparto digna y positiva para que sea saludable tanto para la mujer como para el bebé.

Entonces, ¿qué es la violencia obstétrica exactamente?

La violencia obstétrica es todo acto que vaya en contra de lo acordado entre la mujer embarazada y el médico durante el plan prenatal o nacimiento del bebé. Pero no sólo la voluntad del parto debe ser respetada, una mujer embarazada debe tener sus derechos intactos tanto durante el embarazo y el parto, pero también en el caso de que sufra algún tipo de aborto. La violencia obstétrica podría darse de las siguientes formas:

mujer embarazada

Durante el embarazo

  • No prestar servicio médico a una mujer embarazada
  • Comentarios ofensivos de cualquier tipo
  • No proporcionar información suficiente a las mujeres embarazadas para que sean capaces de tomar sus propias decisiones
  • El descuido a una atención sanitaria de calidad

Durante el parto

  • La negativa de admisión
  • Negar la compañía de una persona designada por la mujer embarazada
  • Realizar un procedimiento médico sin el consentimiento de la mujer embarazada
  • Realización de procedimientos invasivos o innecesarios, sobre todo por la aplicación de oxitocina y episiotomía
  • La privación de alimentos o de agua
  • Cualquier tipo de acción verbal que la humille, la degrade, le haga sentir vulnerable o que le provoque inseguridad o miedo
  • Retrasar el contacto del bebé recién nacido con la madre

Si debe o quiere realizarse un aborto

  • La negación o demora del tratamiento
  • Amenazas, coacción o que le intenten hacer sentir culpable de esa decisión
  • Preguntas inadecuadas a causa del aborto
  • Realización de procedimientos médicos invasivos o sin el consentimiento y la explicación pertinente

En España es legar realizar un aborto de forma libre hasta la semana 14 de embarazo, aunque las chicas menores de edad necesitarán el consentimiento paterno para poder realizar un aborto voluntario.

mujer embarazo

Debes conocer tus derechos

No importa si la atención que recibe una mujer embarazada es por personal público o privado, todas las mujeres tienen derechos a una atención prenatal, incluyendo chequeos y consultas periódicas durante todo el embarazo y hasta después del parto, y ésta atención debe ser de calidad y realizado por un personal de salud calificado.

Todas las mujeres deben estar bien informadas sobre los riesgos, los procedimientos y las opciones que tienen para poder tener el control y tomar sus propias decisiones en su embarazo de forma segura. El médico debe proporcionar un ambiente cálido y de respeto para que las mujeres se sientan cómodas en todo momento y que se sientan libres de poder preguntar las cosas que necesiten. Además, la opinión personal del médico no deberá interferir nunca en la toma de decisión de la mujer embarazada. 

La posición en que la mujer quiere dar a luz también es su decisión. Conozco un caso en que la mujer quería dar a luz en cuclillas y no le dejaban y fue ella misma la que desobedeció al personal médico porque ella se sentía más cómoda de ese modo, y el personal médico acabó aceptándolo. El médico no puede intervenir en la mejor posición para que la mujer dé a luz. Otros procedimientos como la aplicación de oxitocina para la aceleración del parto, la episiotomía o la epidural sin el consentimiento de la mujer embarazada, son también violencia obstétrica.

¿Eres una víctima de violencia obstétrica?

Si crees que estás siendo o que eres víctima de violencia obstétrica no te calles e informa de lo que ha ocurrido. Las quejas las puedes hacer en el mismo centro sanitario o en la delegación de justicia correspondiente o a algún centro de apoyo a la mujer embarazada para que puedan guiarte en tu denuncia. Nadie merece una falta de atención, negligencia o violencia en cualquier etapa de su vida en atención médica, y mucho menos una mujer embarazada. El trato humano entre las personas es un derecho para todos independientemente si es salud pública o privada.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *