Lactancia Materna de la A a la Z. Del primer al último día.

lactancia de la A a la Z

La lactancia materna es, posiblemente, el mayor reto con el que se encuentran las madres después del parto. El posparto es un momento complicado, por el cambio hormonal, el cansancio del embarazo y el parto en sí y afrontar la lactancia supone una preocupación añadida por las dudas que genera…Además hay que contar con que existen muchos mitos a su alrededor y que siempre encontraremos personas empeñadas en darnos consejos que no siempre son acertados ni adecuados.

 

La OMS recomienda lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses y con alimentación complementaria hasta los dos años o mas.

sujetador embarazo

Como se prepara nuestro cuerpo

Durante el embarazo las hormonas comienzan a preparar la mama para la producción de leche, normalmente notamos cambios en el tamaño y sensibilidad desde el principio y a veces son los primeros síntomas que nos hacen sospechar que estamos embarazadas. Desde el 4º o 5º mes fabricamos calostro, aunque no siempre nos damos cuenta. Si eres de las que nota secreción no hace falta hacer nada, higiene normal y nunca estrujar el pezón.

Hacia el final del embarazo notaremos mas cambios, es importante adaptar el sujetador, merece la pena invertir un poco mas en ello.

Primer contacto con nuestro bebé.

Cuando se desprende la placenta durante el parto, comienza un cambio hormonal muy importante. El primer contacto con nuestro hijo es fundamental, la primera hora de vida lo ideal es que la pasemos piel con piel con él, el resto de familiares ya tendrá tiempo de conocerle, ahora es importante que el bebé reconozca tu olor, tu voz y se mantenga calentito junto a ti. Colócale sobre tu abdomen, ambos sin ropa y deja que busque tu pecho, no le pierdas de vista, pero no le obligues ni dejes que nadie se empeñe en introducir tu pezón en su boca, cuando esté preparado lo hará por sí mismo. Disfruta de este momento, procura que haya tranquilidad a vuestro alrededor, el papá, el bebé y tu sois los imprescindibles.

agarre correcto

 Las tomas

Es importante que para dar las tomas siempre tengamos la misma sistemática; Poner al bebé en el primer pecho e insistir en que lo vacíe. No mires el tiempo que está en ese pecho, si no se duerme y succiona bien lo soltará en cuanto note que no queda leche o esté saciado. Es buena idea sacar los gases en ese momento, entre un pecho y otro, no solo para que expulse el aire que ha deglutido, sino también para estimularle y despertarle, puedes también cambiarle el pañal, suele ser muy eficaz para despertar a los bebés. Luego ofrécele el segundo pecho, puede que lo quiera o puede que no, no te agobies. Y empieza cada toma con el pecho que acabaste la anterior, da igual lo que comió, es decir si esta toma empiezo por el pecho derecho, la siguiente empiezo por el izquierdo, la siguiente empiezo por el derecho…y así sucesivamente.

Primeros días

En su primer día de vida, el bebé generalmente, está muy dormido y resulta difícil de alimentar, él también está cansado, aun así debemos intentar que no pasen demasiadas horas sin que coma. Esto es algo complicado y que choca con la “máxima” de “darle de comer a demanda”, puede que el recién nacido tarde demasiado en pedir de comer. Entonces ¿Cuantas tomas debe hacer un recién nacido? Pues según todos los expertos entre 9 y 12 tomas, es decir que puede ser que coma cada dos horas, siempre contando desde que empieza una toma hasta que empieza la siguiente… Las primeras 24 horas de vida del bebé son de adaptación y es difícil despertarle, estimúlale, colócale piel con piel y ten paciencia.

A partir del segundo día de vida el bebé cambia, entonces se despierta y pide cada dos horas, en este momento empezaremos a escuchar críticas de todo tipo a nuestro alrededor y en muchas ocasiones nos recomendarán que le demos un biberón porque “no tenemos leche” o “tu leche no alimenta” o “pide a todas horas, eso no es normal”…..No te dejes convencer, tienes calostro, con todo lo que tu niño necesita, pero con poca grasa, por eso pide más, favoreciendo así que “nos suba la leche”, es decir, empieces a fabricar leche , primero de transición y luego definitiva, con el porcentaje de grasa adecuado según la edad del bebé.

en casa

Llegamos a casa

Normalmente la llegada a casa coincide con la subida de la leche. Suele ser un momento muy delicado, por un lado, con el vaivén hormonal normal tras el parto nos encontramos muy vulnerables y por otro tenemos muchas dudas sobre nuestro hijo, así que la vuelta a casa se convierte en un momento de ansiedad y preocupaciones.

Notarás que te sube la leche, es una sensación muy intensa, normalmente pasa de noche, porque la prolactina, hormona que se encarga de estimular la producción de leche aumenta sus niveles en ausencia de luz natural, así que notarás te levantas con el pecho inflamado y duro, hasta puede que notes dolor, es lo que se llama “ingurgitación mamaria”. Al principio el bebé es incapaz de engancharse y vaciar un pecho por completo, antes de ponerle date un masaje suave y pon un poquito de calor para ablandar ligeramente la mama y luego ofréceselo, ten paciencia, puede que le cueste un poco…

Seguramente seguirá haciendo las tomas de una forma algo desordenada y posiblemente siga pidiendo mas veces por la noche, después de pasar el día dormido, es importante que os deis tiempo, descansa cuando tu bebé lo haga y deja que el resto de tareas domésticas las realice otra persona, déjate ayudar.

Con el paso de los días la sensación de plenitud en las mamas desaparece, apenas notas sensación de subida (a veces apenas notas un hormigueo en el pezón) y el bebé tarda menos en hacer la toma y surge la duda sobre si tu producción de leche es adecuada. Tranquila, la cantidad de leche que fabricas se adapta a la que tu bebé necesita, si el bebé está tranquilo, moja los pañales y coge peso todo va bien.

lactancia instaurada

Lactancia materna instaurada

Es el mejor momento de la crianza. El bebé es muy eficaz mamando y las tomas son bastante rápidas, adquiere un ritmo de tomas y empieza a espaciar las tomas nocturnas. No existe una fecha establecida para que los bebés alcancen esta rutina, hay bebés que lo hacen antes del mes y otros que lo consiguen pasados los dos meses. Si en las revisiones periódicas con tu pediatra o enfermera no parece que exista problema alguno tranquila, dale tiempo y poco a poco se organizará.

todo ok

Incorporación al trabajo

Es un momento muy delicado. Habitualmente nuestra incorporación al trabajo coincide con ese momento de lactancia instaurada tan satisfactorio, puesto que el permiso por maternidad es de solo 16 semanas, frente a los 6 meses de Lactancia Materna exclusiva que recomienda la OMS. Mantener la lactancia en el trabajo es posible, necesitarás un plan de destete parcial y unas semanas antes de volver al trabajo puedes ir haciendo una despensa de leche materna, para que otra persona se la de en tu ausencia. Consulta con tu matrona o tu pediatra como hacerlo, te será de gran ayuda.

Lactancia Prolongadalactancia en tamdem

Fotografía “Criar con apego”, resto vía Flickr

Se llama así cuando la lactancia se prolonga mas de dos años. No solo no está contraindicado, sino que es recomendable, aunque es una decisión de las dos personas implicadas directamente en la lactancia materna; la mamá y el bebé. El momento del destete definitivo lo deciden ambos, no hay límite de tiempo para lactar. Se puede mantener la lactancia materna durante el siguiente embarazo, si éste es normal y realizar “lactancia en tamdem” una vez que nace el siguiente bebé, como única precaución nos aseguraremos que durante los primeros días el recién nacido tenga preferencia en las tomas, para asegurar un buen aporte de calostro.

 

Crisis de crecimiento

Son momentos críticos, en que nuestro bebé pega un estirón. En este momento la cantidad y composición de la leche materna debe cambiar, para adaptarse a sus nuevas necesidades y la única forma que el bebé tiene para estimular nuestro cuerpo para que realice ese cambio es comer mas veces.

Generalmente son bebés que tenían ya establecido un ritmo en las tomas y que de repente, empiezan a pedir cada 30/60 minutos y lloran continuamente si no están mamando. Dura entre 2 y 4 días. Son muy estresantes y agotadoras para los padres y para el bebé, pero en cuanto la leche se ha adaptado a lo que necesita nuestro chiquitín las tomas vuelven a organizarse.

No hay una regla exacta sobre el momento de aparición de las crisis de lactancia, suele aparecer una hacia la tercera semana de vida y otra, la mas famosa, hacia los tres meses.

Si el bebé no está enfermo y el ritmo de ganancia de peso es adecuado, no es conveniente introducir suplementos de leche artificial, solo necesitamos paciencia y tiempo para solucionarlo.

 

huelga de lactancia

Huelgas de lactancia

Son periodos en los que el bebé se niega a mamar. Ocurre en bebés mas mayorcitos, de 3 o 4 meses. También suponen mucha ansiedad para los padres, porque el bebé se niega, literalmente, a comer.

Existen muchas causas por las que puede ocurrir, a veces simplemente porque empieza a interesarse por lo que ve a su alrededor y pierde el interés por la comida y en otras ocasiones por que siente algún malestar, como brote dentario, muget, diferente sabor de la leche, un resfriado…Puede rechazar ambos pechos o solo uno, puede ser que no quiera agarrarse o que lo haga y suelte el pecho de golpe.

Al igual que con las crisis de crecimiento solo podemos armarnos de paciencia, colocarle piel con piel y buscar un ambiente tranquilo, con pocos estímulos.

Si existe alguna causa aparente consultar con el pediatra para solucionarla lo antes posible. Para  que la producción de leche no disminuya bruscamente, podemos estimular el pecho con el sacaleches, aunque yo os recomendaría consultar con vuestra matrona.

Problemas y soluciones:

  • No esperes a que tu hijo llore, ofrécele el pecho con frecuencia y estimúlale para que se enganche y succione.
  • Todos los Recién Nacidos pierden peso en las primeras horas de vida, es algo normal y salvo que el pediatra que asista al niño os diga lo contrario no nos debe asustar.
  • El bebé debe defecar en las primeras horas de vida, las primeras cacas son meconio, heces muy oscuras y pegajosas que se producen cuando el niño traga líquido amniótico  en el vientre de su madre y lo digiere. Poco a poco el aspecto cambiará y en cuanto tengamos leche definitiva serán amarillas y grumosas. Pueden defecar en todas las tomas y eso es normal, lo que debería alertarnos es que un recién nacido no defeque en 24 horas.
  • Cambiaremos el pañal del bebé con las tomas y debemos ver que está mojado. Un Recién Nacido que no “hace pis” nos está indicando que no está bien hidratado.
  • No notamos que el niño succione ni le oímos tragar al comer. Tendremos que corregir el agarre del bebé al pecho y si no se corrige tendremos que consultar con un especialista, que nos ayude a mejorar la técnica de enganche del bebé, a veces es suficiente con cambiar la postura para que el bebé identifique el pezón con más claridad y succione mejor.
  • No notamos que los pechos estén más blandos después de la toma (al principio, nuestro bebé no consigue vaciarlos por completo, pero deben estar más blandos después de que él coma) o el bebé no gana peso una vez que estamos en casa. En este caso el bebé seguramente no succiona bien y por eso come menos de lo que necesita.
  • Si el bebé tiene las mucosas (como la boca y la lengua) secas, también deberemos consultar sin demora.
  • Si notamos que el bebé succiona, le oímos tragar, vemos que mueve la mandíbula al comer (mirar el lóbulo de su oreja y veréis como se mueve al succionar), hace pis y defeca y notamos que ablanda el pecho en las tomas y alterna periodos de sueño con llantos para pedir de comer estamos ante un bebé normal que crecerá a su ritmo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *