Lactancia sin prohibiciones en las salas del Museo Picasso Málaga

Museo Picasso Lactancia

Hoy he sabido que el Museo Picasso Málaga ha modificado su política, en relación a permitir la lactancia en sus espacios, “en los casos que así se requiera”. Es una buenísima noticia, la que ha dado el director artístico del museo, José Lebrero; y ha supuesto una pequeña victoria en la normalización de la lactancia materna.

Todo empezó cuando a principios de enero, una mamá presentó reclamación después de que se le indicara explícitamente la prohibición de amamantar en las salas de exposiciones, ofreciedo como alternativa la cafetería. Su queja fue atendida con la intención de prestar más atención a las necesidades de los visitantes, como así ha sido.

Según parece, y según la experiencia del personal del museo, son pocas las ocasiones en las que una mamá desea amamantar durante la visita al museo. Pero teniendo en cuenta que los bebés muy pequeños maman a demanda, y no solo eso: teniendo en cuenta que puede considerarse un acto tan natural como ofrecer muestras de afecto a quien nos acompaña a ver un museo, es lógico que se plantee una postura más flexible.

Desde ahora, el equipo de atención al público tiene instrucciones para que las madres que así lo deseen, puedan dar de mamar sin problemas. La asociación Lactancia en Libertad, tras los hechos ocurridos en enero, mencionó el National Gallery London, como ejemplo de permisividad y atención a las necesidades de los visitantes. A mí me gustaría que estas acciones fueran el principio de un camino que nos lleve a mayor tolerancia hacia las mamás lactantes.

Y digo esto porque a veces da la sensación de que (a pesar de las normas absurdas) son las instituciones las que modifican sus posturas, en cambio, para un buen sector de la población (a tenor de lo que se lee en los comentarios a la noticia que motiva este post), ver a una mujer amamantando es algo desagradable. Al respecto, me gustaría recordar, que – como comentábamos aquí – ninguna mamá amamanta con el objetivo de mostrar sus pechos, sino para cubrir necesidades alimenticias y afectivas de sus bebés; desde ese punto de vista, está fuera de lugar pretender que ‘se aparte’ o se cubra.

Las dos imágenes de la mini galería que os pongo, corresponden a cuadros que en dos museos distintos, muestran representaciones de madres dando de mamar, ¿qué sentido tiene que estas escenas de crianza se muestren colgadas en las paredes pero no aceptemos que sean trasladadas a la vida real?

Le doy mi enhorabuena a la mamá que puso la reclamación, a Lactancia en libertad por su trabajo, y al Museo Picasso de Málaga por este cambio 🙂 .

Imágenes — Lactancia en Libertad, Macierzynstwo, usuario desconocido


Categorías

Varios

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *