Las acciones en los niños

No todos los niños son iguales en su carácter, al igual que los adultos, los hay más reacios y otros más cariñosos. El sentirse bien con uno mismo, ayuda a tener buen humor y ser más receptivos ante los demás. Esta situación en los niños, les hace incluso aprender más y mejor.

Si el niño tiene buenos sentimientos, su autoestima es mucho mayor, con lo cual, se motiva a ser bueno con los demás y esforzarse para lograrlo y conseguir sus objetivos.

Si el niño tiene sentimientos negativos, la confianza en sí mismo se debilita, se siente mal interiormente y cree que no puede hace las cosas como es debido. No consigue sus metas y no aprende correctamente, por ello, en estos casos, se da el caso del mal aprendizaje y el posterior fracaso escolar, además pierde el respeto hacia los que le rodean.

Muchos padres achacan esto a que es su carácter, pero esto es un error, los malos sentimientos no son innatos, sino aprendidos. El mundo que le rodea en su ámbito social le ejerce la influencia en su carácter. Los adultos son los que han de inculcar los buenos sentimientos, sobre todo, con el ejemplo. Forma de hablar , trato con los demás, reacciones, respeto, lo que se debe hacer y lo que no … las formas de un adulto, son las que repite un niño, con la consecuencia de que esas acciones son las que le harán sentirse bien o mal.

El comportamiento de tu hijo está en ti mismo. Quizás tengas que aprender tu mismo.

Más información- Inteligencia emocional

Fuente- Peke sapiens


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *