Las altas expectativas de los padres pueden perjudicar el rendimiento académico de los niños

Las altas expectativas de los padres pueden perjudicar el rendimiento académico de los niños

Cuando los padres tienen grandes expectativas puestas en el logro académico de sus hijos, los niños tienden a mejorar en la escuela, a menos que esas esperanzas no sean realistas, en cuyo caso los niños no puedan rendir adecuadamente en la escuela,  según un estudio publicado por la Asociación Americana de Psicología (APA)

“Nuestra investigación reveló aspectos positivos y negativos de la aspiración de los padres respecto al rendimiento académico de sus hijos. A pesar de que las expectativas de los padres pueden ayudar a mejorar el rendimiento académico de los niños, el exceso de aspiración de los padres puede ser venenoso”, dijo Kou Murayama, autor principal del estudio, de la Universidad de Reading (Inglaterra) . El estudio ha sido publicado en la Revista de Personalidad y Psicología Social de la APA.

Murayama y sus colegas analizaron datos de un estudio longitudinal de 2002 a 2007 de 3.530 estudiantes de la escuela secundaria (49,7% mujeres) y sus padres en Baviera, Alemania. El estudio evaluó los logros de matemáticas, así como la aspiración de los padres (cuánto desean quea sus hijos a consigan un grado en particular) y la expectativa (en qué medida creen que su hijo puede lograr un cierto grado) sobre una base anual.

Los investigadores encontraron que la alta aspiración de los padres llevaron a un aumento de los logros académicos, pero sólo cuando dicha aspiración no superaba una expectativa realista. Cuando la aspiración superó las expectativas, los logros de los niños disminuyeron proporcionalmente.

Para reforzar los resultados, los investigadores trataron de replicar las principales conclusiones del estudio utilizando datos de un estudio de dos años de más de 12.000 estudiantes de Estados Unidos y sus padres. Los resultados fueron similares al estudio alemán y proporcionaron evidencia sobre que las aspiraciones excesivamente altas de los padres se asocian con un peor rendimiento académico por parte de sus hijos.

Investigaciones  psicológica anteriores han encontrado la asociación entre las aspiraciones y los logros académicos, pero este estudio pone de relieve una advertencia. En este sentido, Murayama explica que gran parte de la literatura previa transmitió un mensaje sencillo y directo a los padres: que tener altas expectativas para sus hijos les ayudaría a lograr más.De hecho, conseguir que los padres tengan grandes esperanzas para sus hijos ha sido a menudo un objetivo de los programas destinados a mejorar el rendimiento académico en las escuelas. Este estudio sugiere que el enfoque de este tipo de programas educativos no debe basarse en el aumento ciego la aspiración de los padres, sino en dar a los padres la información que necesitan para desarrollar expectativas realistas.

Explica Murayama que las aspiraciones poco realistas de los padres pueden obstaculizar el rendimiento académico. “Elevar la aspiración no puede ser una solución eficaz para mejorar el éxito en la educación”, dijo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *