Las chuches en la alimentación

ni+¦o y chuches_570x350_scaled_cropp

Posiblemente si preguntamos a cien niños si les gustan las chuches, un 90% nos diría que sí. Pero… ¿Son buenas las chucherías? ¿Debemos incluirlas en la alimentación de los niños? Pues la respuesta es que si, tienen un buen gusto y son fáciles de comer.

Otra cosa distinta es si son saludables y convenientes para el organismo de los niños. Las golosinas tienen un exceso de azúcar o similares y no tienen ningún tipo de alimentos naturales. Y lo que es importantísimo, pueden producir caries. 

No son muy recomendables pero en pequeñas cantidades resultan apetecibles y agradables al gusto. Tenemos que decir que las golosinas no alimentan pero sí sacian el hambre, con lo cual interrumpen el ritmo normal de las comidas adecuadas y crean en exceso unos malos hábitos de alimentación.

Si nuestro hijo tiene hambre pero estamos en plena calle y sabemos que cuando lleguemos a casa el niño tendrá que esperar un poco para que le hagamos la comida podemos entrar en alguna tienda y comprarle una pequeña cantidad de golosinas, pero sabiendo que si lo hacemos muy a menudo, corremos el riesgo de que su estómago se conforme con esos azúcares y bloquee el hambre necesaria para que el niño coma bien.

chuches1_570x350_scaled_cropp

Nunca se debe suplir una comida con golosinas y no podemos pensar que es un complemento para aquel niño que ha comido poco. Hay niños que hacen chantaje a los padres para que les den golosinas pero…¿Qué conseguimos si le concedemos esos caprichos?. Que los padres perdamos seguridad y que el niño se salga con la suya y lo que es peor…que se de cuenta de que se ha salido con la suya. Es muy probable que no coma como había prometido y es probable que si no corregimos su mal hábito, se acostumbre a comer esos productos menos sanos en lugar de los que le conviene.

Más información –  Caries en los dientes de leche.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *