Las convulsiones febriles en los niños

fiebre nenes

Son muchos los padres los que se asustan al ver como su hijo comienza a convulsionar como consecuencia de un estado febril bastante alto. A pesar de que pueda impactar en un primer momento, hay que decir que en la gran mayoría de los casos, las convulsiones febriles no son graves y no ponen en riesgo la vida del pequeño.

En el siguiente artículo te contamos por qué se producen tales convulsiones y cómo deben actuar los padres ante las mismas. No pierdas detalle porque es muy importante tener esto en cuenta por el bienestar de tu familia.

En qué consisten las convulsiones febriles

Las convulsiones febriles son bastante frecuentes entre los 6 meses y los 5 años de edad. A partir de los 6 años es raro que el niño sufra alguna de estas convulsiones. La fiebre alta suele estar detrás de estas convulsiones y en la mayoría de los casos suelen tener un factor hereditario.

En cuanto a los síntomas hay que indicar que se trata de ataques de pocos minutos a causa de un estado febril importante. Con el paso del tiempo las convulsiones van desapareciendo y no ponen en peligro la salud del niño. Si el pequeño sufre convulsiones es probable que tenga fuertes temblores, pérdida de conocimiento y vómitos. Al terminar las convulsiones, el niño se siente cansado y con ganas de dormir.

Causas de las convulsiones febriles

Una fiebre que sube demasiado pronto suele ser la causante principal de las citadas convulsiones febriles. Lo normal es que dichas convulsiones aparezcan a partir de los 41 grados, aunque hay niños que la pueden sufrir a partir de los 40 porque su umbral de la temperatura corporal es más baja. De todas maneras el sufrir tales convulsiones no va a significar que el niño está mal de salud y puede llevar una vida completamente normal.

Cómo deben actuar los padres ante las convulsiones febriles

Si el niño sufre convulsiones febriles, los padres deben seguir una serie de consejos o pautas:

  • Es importante el poner al niño de lado para evitar que se pueda ahogar con su propio vómito.
  • Si el niño tiene algo en la boca, hay que sacárselo rápidamente.
  • Hay que quitarle la ropa ajustada para que pueda respirar sin problema alguno.
  • La fiebre es la gran causante de las convulsiones por lo que es importante que la misma baje. Puede ser con una ducha fría o quitándole la ropa.
  • Después de sufrir la convulsión es importante que el niño no coma ni beba durante una hora.
  • Es importante acudir al pediatra para que examine al niño y observar que no tiene ningún problema de salud.
  • Si llegará a repetirse la convulsión es bueno el administrar al niño un fármaco anticonvulsivo.

malestar

¿Es necesario el acudir al pediatra?

Si el niño sufre una convulsión febril es recomendable el acudir al pediatra. Es posible que se le realicen algunas pruebas al niño con el fin de descartar algún posible problema más grave. En el caso de que dichas convulsiones se repitan a menudo, es importante el acudir lo más pronto posible al hospital.

La prevención de las convulsiones febriles

A partir de sufrir una convulsión, los padres deben tomar una serie de medidas preventivas:

  • No hay que abrigar en exceso al niño.
  • En el caso de que tenga algo de fiebre es aconsejable el aplicar un poco de agua tibia por la frente o por el resto del cuerpo.
  • Lo importante es conseguir que el estado febril no suba demasiado. Las gasas de agua fría son bastante eficaces para que la fiebre no suba demasiado rápido.

En definitiva, las convulsiones febriles la suelen sufrir uno de cada 25 niños, por lo que son bastante habituales. A pesar de que a primera vista puedan parecer bastante impactantes, la verdad es que los padres no deben preocuparse en absoluto ya que no entrañan demasiado riesgo para la salud del pequeño. Lo normal es que ocurran una sola vez en la vida y ya no se repita nunca más con el paso del tiempo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.