Las embarazadas deprimidas son más propensas a tener hijos asmáticos, según un estudio

Las madres deprimidas son más propensas a tener hijos asmáticos, según un estudio

Un niño puede enfrentarse a un mayor riesgo de padecer asma si su madre experimenta depresión durante el embarazo, más aún si esta toma antidepresivos. Esto es lo que sugiere un estudio reciente realizado en la Universidad de Aarhus en Dinamarca.

No obstante, más del 80% de las mujeres observadas en el estudio que tomaron antidepresivos  de una nueva clase de fármacos conocidos como inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) no mostraron un mayor riesgo de asma en el niño. Te cuento todo sobre este estudio a continuación.

“Cómo la depresión materna afecta el riesgo de asma en los hijos es desconocida, pero el mecanismo podría implicar cambios hormonales o los cambios en los estilos de vida”, dijo el principal autor del estudio, el doctor Xiaoqin Liu. “El hallazgo más importante de nuestro estudio es que encontramos que el uso de antidepresivos durante el embarazo no aumenta el riesgo de asma en general.”

Sin embargo, la cuestión es diferente cuando los investigadores observaron sólo a los antidepresivos más antiguos, conocidos como antidepresivos tricíclicos. Vieron que estos fármacos estaban vinculados con el mismo nivel de mayor riesgo para el asma como la depresión durante el embarazo, según los investigadores. En el estudio, aproximadamente el 8% de las mujeres tomaron los medicamentos más antiguos.

La depresión afecta a entre 7 y 13% de las mujeres embarazadas, según la información de respaldo del estudio, y el uso de antidepresivos durante el embarazo ha aumentado en los últimos años. Los ISRS son los medicamentos más comúnmente recetados para la depresión.

Liu y su equipo analizaron los registros médicos de más de 733.000 niños daneses nacidos entre 1996 y 2007. Más de 21.000 de madres, o bien tenían un diagnóstico de depresión, o bien recibieron una receta de antidepresivos mientras estaban embarazadas.

Los niños nacidos de madres con depresión eran un 25% más propensos de desarrollar asma infantil, según los resultados del estudio.

Entre los casi 9.000 niños a cuyas madres se les prescribieron antidepresivos durante el embarazo, los hijos de las mujeres que recibieron los antidepresivos más antiguos tenían un 26% de riesgo  mayor  de padecer asma.

El estudio no prueba que los antidepresivos más antiguos hicieran que el riesgo de asma aumentara, solo que había una asociación entre los dos. Los investigadores señalaron que los antidepresivos tricíclicos se prescriben para la depresión más severa, que ya se había relacionado con el asma en investigaciones anteriores. Además, el estudio solo encontró una asociación entre la depresión y el riesgo de asma, no una relación de causa-efecto.

“Los antidepresivos tricíclicos tienen diferentes propiedades farmacocinéticas que los ISRS, pero la asociación pueden ser confundida por la gravedad subyacente de la depresión”, dijo Liu.

En otras palabras, podría ser que la razón del aumento del riesgo de asma es que las madres que toman antidepresivos tricíclicos ya tienen depresión más grave y que es la depresión, y no las drogas, la que contribuye al riesgo de asma.

No está claro, sin embargo, cómo la depresión de la madre podría contribuir al riesgo de asma de un niño. El enlace puede explicarse en parte por la biología, con algo que sucede durante el embarazo, mediante la participación de factores ambientales o genéticos, o los tres, según explicó Liu.

“Los investigadores también encontraron que la depresión en los padres aumenta ligeramente el riesgo de asma, lo que sugiere que algún tipo de factores ambientales o genéticos podrían estar involucrados de los niños”, dijo Liu.

El doctor Jill Rabin, obstetra y ginecóloga de los Servicios de Salud en el Sistema de Salud North Shore-LIJ en New Hyde Park, en Nueva York,  comentó, respecto a este estudio, que cualquier buen estudio plantea más preguntas que respuestas.

“Si usted tiene un padre que está deprimido, ¿es que el ambiente en el hogar tiene contiendas que afecta a toda la familia?”, preguntó Rabin. “¿Es que el tono socio-emocional de la casa está afectando la salud respiratoria del bebé? ¿Será tal vez que los padres de familia en esta casa que están deprimidas son fumadores?”

Los autores del estudio ajustaron sus resultados para dar cuenta de las madres que fumaron durante el embarazo, pero no tuvieron en cuenta si los padres fumaron u otras fuentes de humo. “Fumar durante el embarazo influye en el desarrollo pulmonar del bebé”, señaló Rabin.

Sin embargo, a pesar de estas réplicas, Rabin también dijo que los hallazgos del estudio no deben cambiar la decisión de cualquier mujer para tratar la depresión durante el embarazo.

“Este estudio plantea algunas preguntas interesantes que merecen un mayor estudio, pero no hay evidencia de que los antidepresivos causan asma”, dijo. “Queremos que las mujeres tengan su depresión tratada para que puedan funcionar mejor para ellas, sus familias y sus recién nacidos.”

Los resultados de este estudio han sido publicados en  Pediatrics

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *