Las infecciones de oído pueden retrasar el desarrollo del lenguaje

aprender

El número de casos de niños que hablan tarde parece estar en aumento. Este aumento es paralelo a la creciente incidencia de infecciones crónicas del oído , que pueden afectar la audición y, a su vez, contribuir a retrasos en el habla. A medida que más niños pasan tiempo en entornos de cuidado infantil, dicen los pediatras, están expuestos a las enfermedades de los compañeros de juego que podrían provocar más problemas de oído.

Las infecciones crónicas del oído pueden afectar negativamente las experiencias de aprendizaje temprano, especialmente si hay otros factores de riesgo presentes. Los años preescolares son un período crítico para el desarrollo del habla y el lenguaje.

Aunque muchos niños parecen estar genéticamente predispuestos a desarrollar el habla más tarde que otros, los factores ambientales también pueden desempeñar un papel en los niños que hablan tarde. Por ejemplo, se está investigando si la exposición a sustancias como el mercurio podría causar daño neurológico, lo que a su vez podría afectar el habla y el lenguaje.

Qué esperar

Aunque los niños desarrollan habilidades del lenguaje a diferentes velocidades, es importante que su progreso sea constante y que alcancen ciertos hitos dentro de los plazos aceptados. Aquí hay algunos indicadores de lo que es normal y lo que debería generar inquietud:

  • La mayoría de los bebés comienzan a arrullar y balbucear en el primer año de vida. Deberían estar balbuceando todos los sonidos de consonantes, pero si son limitados a este respecto, puede ser una señal de alerta.
  • Los bebés deben comenzar a imitar los sonidos que dicen sus padres. Cuando mamá o papá dicen «mamá» o «papá» y el bebé no lo imita, esa es una señal de advertencia.
  • No te preocupes demasiado si un niño pequeño no dice claramente los sonidos «l», «r» y «s». La capacidad de formar estos sonidos particulares tiende a desarrollarse con el tiempo, aunque quizás no sea hasta la edad de 7 años en algunos niños.

En general, no es necesaria la terapia del habla y el lenguaje, aunque puede haber una excepción si estos sonidos están a nombre del niño. Estos niños pueden volverse cohibidos, pueden ser reacios a decir su nombre y podrían retirarse socialmente.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.