Las pesadillas de una madre, el fruto de sus miedos

La peor pesadilla de una madre es ver cómo a su bebé le hacen daño. Para saber eso no hay que ser ningún especialista en la materia. Sin embargo, algunas madres, en periodos de estrés, o por miedos provocados por situaciones traumáticas, realmente tienen pesadillas.

Suelen ser sueños recurrentes, normalmente muy reales y angustiosos. Ese tipo de sueños de los que te alegras de despertar y vas corriendo a mirar a tus hijos para asegurarte que todo va bien. Solo el hecho de verlos dormir, te tranquilizará y con un poco de suerte, podrás volver a dormir.

¿Por qué tengo ese tipo de pesadillas?

La respuesta es evidente, porque tienes miedo. Cuando alguien está estresado y angustiado, tiende a soñar con lo que más le angustia y lo que más teme. Si ese miedo es que dañen a tus hijos, está claro que soñarás con ello. Puedes soñar que los persiguen, que los secuestran, que les hacen daño físico. Cualquier cosa que temas que les hagan, eso será lo que más veas ocurrir en estos sueños. No importa lo retorcido y rocambolesco que sea, lo verás con tal realidad que pensarás que realmente está pasando.

Si además eres de ese tipo de madres superguerreras, que han superado situaciones límite, está claro que verás a tus hijos revivir esa situación. Porque eso es lo que más teme una madre que ha sufrido hasta ese punto. No hay nada más doloroso para una madre rota por dentro, que ver a su bebé, romperse de la misma forma.

¿Existe alguna forma de controlarlas?

Existe lo que se llama sueño lúcido, que es ni más ni menos, que saber que estás soñando. Si se trata de pesadillas de ese tipo, puedes controlar lo que ocurre en tu sueño y salir victoriosa. En caso de ser una pesadilla cargada de realismo, poco puedes hacer, en lo que al sueño en sí se refiere.

Si lo que tratas es de evitar que se den, trata de no estresarte demasiado. Las pesadillas en los adultos ocurren por diversos factores, como son los siguientes:

  • Razones físicas, como puede ser dolor o fiebre.
  • Un nuevo fármaco o por una droga.
  • Ver una película de terror que te haya impactado.
  • Irte a dormir demasiado pronto después de comer o demasiado llena.
  • Estrés por situaciones laborales o personales.
  • Una situación traumática .
  • Abstinencia de algún medicamento o droga.

En caso de tener pesadillas recurrentes, es posible que estemos ante algún tipo de trastorno del sueño, como puede ser terror nocturno o narcolepsia. También puede ser un trastorno respiratorio (apnea del sueño), o tratarse de un trastorno de ansiedad o depresión, incluso Síndrome de estrés post traumático. Para los últimos, se recomienda siempre acudir a un especialista, será lo mejor para que nos aconseje el tratamiento adecuado.

La otra gran razón por la que tenemos pesadillas

Hay expertos que aseguran que la razón por la que nuestro cuerpo produce pesadillas recurrentes es debido a la necesidad de superar sus peores miedos. Es decir, que estas pesadillas son un mecanismo de defensa de nuestro propio cerebro para superar sus propios temores.

Si aceptamos esta teoría como cierta, no es de extrañar que la mayoría de las pesadillas de una persona, se den durante la infancia y la adolescencia. Son las etapas en las que más situaciones difíciles y más cambios tienen que superar. No es de extrañar que sientan temor por casi absolutamente todo. Son muchas barreras a superar, momentos muy difíciles en la vida, que pueden provocar mucho estrés. Como ya hemos dicho, uno de los factores más relevantes a la hora de darse pesadillas.

No se puede negar el cuerpo humano es fascinante, que siempre nos sorprende en cada estudio, conforme avanza la ciencia. El cerebro, ese gran desconocido, tiene funciones que ni nos podemos imaginar y parece ser que una de ellas es recordarnos que nuestros peores temores sólo existen en nuestra mente.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Consejos, Cuidados, Familia, Salud

Madre de una luz inspiradora, futura pedagoga, técnicamente decoradora, eterna escritora en la sombra, artesana, vocalista y compositora, aprendiz de todo, maestra de nada. Apasionada de los animales y de sus beneficios para el desarrollo emocional humano. Enamorada de la luz que existe en las buenas personas, de la educación, de la música y de la vida en general. Positivista in extremis, todo tiene un lado bueno y si no lo tiene, me encargo de crearlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.