Las primeras fiestas navideñas de nuestro bebé

Nuestro bebé no sabe mucho de navidades ni de Papá Noel, ni de fiestas, pero sabe tocar todo, jalar, tropezar y muchas veces hacer lo que no debe… pero también sabe asombrarse, todo le llama la atención y estas fiestas quizás sean las primeras.

Un árbol navideño es también sinónimo de hogar y no porque nuestro bebé esté dando sus primeros pasos o explorando la casa vamos a dejar el espíritu de las fiestas en el umbral.

Podemos decorar su habitación y toda la casa sin hacerlo necesariamente con un árbol navideño clásico que pueda ocasionar algún accidente doméstico poco deseable.

Hay muchas buenas ideas para comprar y también para hacer adornos navideños nosotras mismas de modo que nuestro hogar sea seguro pero también festivo.

Podemos comprar bolas de poliestireno de diferentes tamaños (tienen un precio módico) pintarlas de color verde, dorado, plateado, rojo (los típicos colores de la navidad) y pegarlas haciendo una pirámide con forma de pino, comenzando con las más grandes para la base hasta las más pequeñas para la cúspide, coronando todo con una hermosa estrella de Belén.

Según nuestro presupuesto, nuestra habilidad para la pintura y nuestro tiempo, puede ser un pequeño adorno para ir sobre un mueble o un gran adorno para colocar en el piso.

No será un verdadero árbol de navidad, pero queda muy bonito y en caso de accidente…no pasará de un susto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *