Las primeras papillas

A partir de los 6 meses, los bebés, ya comienzan a tener otras necesidades de nutrientes a parte de la leche materna, es la hora de las texturas, sabores… su organismo ya está preparado para recibir esta clase de alimentos, estómago, intestinos, etc., ya están preparados para aprovechar estos alimentos.

Cuando empecemos a darle los primeros alimentos, no hemos de esperar que se tome un gran plato, hemos de ser pacientes para que se vaya acostumbrando. Uno de los primeros alimentos y a la vez muy agradable, es el plátano, podemos administrárselo sin ningún problema, pues tiene muy buen sabor y textura, además de ser  muy digestivo, eso sí, dáselo bien aplastadito, pues hasta ahora sólo tomaba líquidos.

Las comidas, a partir de ahora, deben ser espesas, pues los líquidos, ya quedan superados. La consistencia, ha de ser a modo de puré. Los alimentos no se cuelan, todo bien chafadito, es lo ideal, si hay pedacitos de carne, esta se hace en pequeños trocitos.

No debemos hacer una comida especial para el bebé, lo que come toda la familia, es bueno para él. Algo que sí hay que tener en cuenta, es el aderezo (sal, especies), antes de echarlos, aparte su ración. La comida del bebé no debe de llevar sal, ya que la leche materna y el resto de los alimentos, ya le aportarán el sodio necesario.

El aceite vegetal (oliva, girasol), es muy bueno para él, se puede agregar una cucharadita en su comida, este le proporciona energía para su desarrollo.

Dulces, gelatinas, fritos… todo ello, está de más en su alimentación, pues son procesados y  provocan gases. La clara del huevo, también debe ser evitada hasta cumplir el primer año.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *