Las principales causas del aborto espontáneo

La principal preocupación para todos los padres una vez que consiguen el embarazo, es que algo ocurra y por desgracia el feto no avance y se produzca un aborto. Especialmente durante el primer trimestre de la gestación, donde se da el mayor desarrollo del feto, es cuando más probabilidades de pérdida del embarazo existen. Cuando esto ocurre, la pregunta lógica que todos las personas se hacen es ¿por qué?.

En muchos casos no es posible determinar la causa que ha producido la interrupción del embarazo, pero si que se conocen ciertos factores que ponen en riesgo el desarrollo del feto. Para muchas personas, conocer el motivo por el cual el bebé no ha salido adelante, es una ayuda para lograr superar la pérdida. No obstante, si estás embarazada no debes obsesionarte con este tema. Mantén una actitud positiva y saludable y disfruta de esta etapa con la mente libre de pensamientos negativos.

Las posibles causas de la pérdida del embarazo

En la concepción intervienen una serie de procesos biológicos de gran complejidad. Es posible que durante la división celular, se produzcan ciertos errores que pueden poner en riesgo la viabilidad del feto. En esta circunstancia no interviene la genética del padre ni de la madre, es un hecho casual y difícil de comprender. Cuando un embarazo se interrumpe de forma espontánea en las primeras semanas, una gran mayoría se debe a las posibles malformaciones en la genética del feto.

Un embarazo puede verse interrumpido por diferentes motivos, en algunos casos la causa será como consecuencia de lo comentado en el punto anterior. En otros casos, el aborto espontáneo puede estar causado por problemas en la madre. A continuación vamos a repasar las causas más comunes de la pérdida del embarazo.

Causas derivadas del feto

Las causas que provocan la interrupción del embarazo como consecuencia de una malformación en los cromosomas del feto, son los siguientes:

El huevo huero o anembrionado

Esto ocurre cuando un óvulo es fecundado pero que no llega a convertirse en embrión. Es posible que se implante en el útero pero realmente no existe el embarazo. También es posible que se paralice el desarrollo del embrión, en las primeras semanas después de la implantación. Es decir, cuando esto ocurre realmente nunca llega a existir el embarazo y ocurre en un alto porcentaje de los casos de aborto en las primeras semanas.

El embarazo ectópico o extrauterino

En este caso lo que sucede es, que el óvulo una vez fecundado se implanta fuera del útero, generalmente en la trompa de Falopio. Esto impide que el embrión pueda desarrollarse y que por lo tanto el embarazo, no pueda continuar con normalidad.

El embarazo molar

Esta es una de las causas del aborto espontáneo menos frecuente. Se debe a una malformación de la placenta, esta se desarrolla rápidamente y en ella crece tejido anormal que se convierte en masas de quistes. Este problema se produce en el mismo momento de la concepción y es posible que exista embrión pero la viabilidad de este es escasa o nula.

La muerte del feto

La muerte fetal intrauterina es cuando el feto alcanza un peso mayor de 500 gramos y se encuentra en la semana 20 aproximadamente de la gestación. Es decir, cuando el bebé podría haber sobrevivido fuera del útero si hubieran existido unas condiciones adecuadas. Esto suele ocurrir en el segundo y en el tercer trimestre del embarazo y se determina en función del peso y de la edad de gestación del feto.

Causas derivadas de la madre

En otros casos, el aborto espontáneo puede estar causado por anomalías genéticas, enfermedades y otros factores.

Por enfermedades como:

  • La diabetes, cuando no se trata correctamente
  • Distintas infecciones
  • La tiroides que no se controla debidamente
  • Deficiencias hormonales
  • Peculiaridades genéticas
  • Problemas en el útero

Otros factores de riesgo derivados de la madre son:

  • La edad, un embarazo pasados los 35 años conlleva mayor riesgo de aborto
  • Los malos hábitos como el tabaco, el consumo de alcohol y el consumo de drogas
  • En un pequeño porcentaje, es posible que algunas pruebas que se realizan durante el embarazo, puedan provocar la interrupción de la gestación

En la mayoría de los casos no es posible evitar que ocurra el aborto, lo único que tu puedes hacer es cuidarte y mantener una actitud positiva. Cuida tu alimentación, camina todo lo que puedas y sigue de forma estricta las revisiones médicas. Y no lo dudes, ante cualquier duda o temor, habla con el médico que se encargue de seguir tu embarazo.


Categorías

Embarazo

Soy Toñy, mamá primeriza de un pequeño terremoto, con él aprendo y disfruto cada día. Curiosa e inconformista, dedico mi tiempo libre a investigar sobre la maternidad y crianza. Apasionada de la lectura en todos sus géneros, aprendiz de escritora, tejedora compulsiva y amante de la buena cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.