Las sillas de comida

Cuando el bebé comienza a tener estabilidad sentado (alrededor de los 4 o 5 meses), se sugiere comenzar a sentarlo en la mesa, con su silla correspondiente. De esta manera, el niño podrá comenzar a adquirir costumbres de la vida social, en especial, de la comida familiar.

Si bien la oferta de sillas de comida es mucha y variada, existen algunas opciones más que interesantes, como por ejemplo, las que se citan a continuación.

Silla de comer Riposino: las sillas de comer Riposino ofrece ciertas características que la hacen especial entre un grupo de similares. La silla Riposino es de una altura ideal, ya que permite al niño estar cómodo, con los objetos de su interés a mano y al alcance de su vista. Además, tanto el asiento como el respaldo son sumamente amplios y mullidos que permiten a los niños poseer plena comodidad.

Silla aérea Luck: la silla aérea Luck, es muy maleable y versátil, a causa de no poseer pie no soportes que ocupen lugar. La misma se suspende sobre una serie de ganchos puntualmente ideados para soportar la silla desde la mesa misma. La única incomodidad, es que la misma no se puede trasladar de sitio muy fácilmente.

Silla elevadora Summer: Summer presenta esta silla elevadora, cuya característica principal es ser un suplemento para colocar sobre la silla común y corriente de la familia. Una buena opción para espacios reducidos o con poca posibilidad de movimiento.

Tres opciones diferentes, para dar solución a un mismo problema puntual.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *