Leche artificial: las dudas más habituales

leche artificial

Lo ideal para ofrecer al bebé exclusivamente hasta los seis meses es siempre la leche materna en lugar de leche artificial. Pero si por alguna razón no se puede hacer, es bueno identificar la fórmula que mejor se adapta a las necesidades de tu pequeño. Estas son las dudas más frecuentes de las madres y los consejos del pediatra para elegir fórmula infantil.

Las fórmulas para bebés menores de un año se dividen según dos rangos de edad. Las de inicio, para bebés hasta los seis meses. Y las de continuación, hasta los doce meses. En función de las características de cada pequeño, el experto podrá orientar a los padres sobre una leche artificial que tenga como objetivo prevenir el sobrepeso y la obesidad o que contenga sustancias capaces de modular la flora intestinal, con un efecto beneficioso para el organismo. También existen fórmulas para niños con necesidades específicas de salud: para bebés prematuros, para alérgicos a las proteínas de la leche de vaca, productos antirregurgitación y anticólicos.

¿Es segura la leche artificial?

Para ser comercializadas bajo la denominación ‘alimentos para bebés’, las fórmulas deben cumplir con las estrictas directivas de la Unión Europea que, a su vez, también se basan en las indicaciones de un comité científico de nutrición pediátrica. Deben por lo tanto exceder, estrictos controles de seguridad alimentaria y contienen niveles de macro y micronutrientes dentro de rangos mínimos y máximos precisos”. Aunque la práctica totalidad de los países miembros de la UE han implantado estas indicaciones, las fórmulas infantiles que se comercializan hoy en día presentan cierta diversidad en cuanto a los aspectos no establecidos de forma rígida por la legislación.

¿Qué hay que mirar en la elección de la fórmula?

Lo que marca la diferencia son las ‘opciones’. Inspirados en los efectos funcionales de la nutrición materna, los factores opcionales están representados por un corte aún más consistente de proteínas, suplementación con ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga (LC-Pufa), nucleótidos, beta-palmitato, prebióticos y probióticos.

Proteïnas

Las fórmulas que contienen una menor cantidad de proteínas son generalmente preferibles porque se acercan más a la cantidad que toman los amamantados y permiten reducir el riesgo de desarrollar sobrepeso y obesidad.

Omega 3 y 6

Es bueno, entonces, prestar atención a la participación de LC-Pufa. Todas las fórmulas deben tener en su composición los ácidos grasos esenciales de la serie Omega 3 y Omega 6, sustancias que el organismo no puede sintetizar. Sin embargo, solo algunos contienen derivados, y en particular DHA, ácido docosahexaenoico, un omega 3 de cadena larga particularmente importante para el desarrollo del sistema nervioso central, las funciones visuales y el cerebro.

Nucleótidos

Otro elemento está representado por los nucleótidos, precursores de los ácidos nucleicos, contenidos en la leche materna en dosis muy superiores a las de la leche de vaca. Según algunos estudios, reducen el número de episodios de diarrea a los que están expuestos los lactantes alimentados con leche de fórmula.

Beta palmitato

El beta-palmitato, por su parte, es un triglicérido en el que el ácido palmítico se encuentra en posición beta, al igual que en la leche materna. Algunas fórmulas utilizan mezclas de aceites vegetales ricas en beta-palmitato, lo que permite una mejor absorción de las grasas y ayuda a que las heces del bebé sean más blandas que las leches donde el ácido palmítico está en posición 1 o 3.

Probióticos y prebióticos

Por último, se añaden algunas leches con probióticos, cepas bacterianas (como los lactobacilos y las bifidobacterias) que, se supone, tienen un efecto protector para el organismo y que pretenden reequilibrar la flora bacteriana intestinal, y con prebióticos, sustancias que favorecen selectivamente la proliferación de bacterias “buenas” a expensas de las “malas”. Sin embargo, corresponde únicamente al pediatra, en base a la valoración de las necesidades específicas del niño, indicar la fórmula que tenga la composición más adecuada para favorecer un crecimiento armonioso y prevenir alteraciones.

Bebés prematuros: ¿qué hacer si no hay leche materna?

En el crecimiento del bebé prematuro, nacido con un peso inferior a 1500 gramos o incluso por debajo de 1000, la nutrición juega un papel fundamental. Sus necesidades nutricionales son muy diferentes a las de un recién nacido sano.

Su necesidad de proteínas, energía, vitaminas y sales minerales es mucho mayor. De hecho, el suministro de nutrientes debe tender a garantizar la misma velocidad de crecimiento que habría tenido en el útero materno.

Generalmente se le da al bebé leche artificial, fórmulas específicas para bebés prematuros a base de leche de vaca convenientemente enriquecidas en proteínas, así como en minerales y vitaminas. Para las fortificaciones de la leche humana existen productos específicos que aumentan la concentración de proteínas y energía y la enriquecen con minerales. También es posible extraer proteínas y grasas de la leche humana donada para fortificar la leche materna, pero son operaciones costosas que pocos centros de bebés prematuros pueden permitirse. Una vez fuera del hospital se puede recomendar complementos a la lactancia con una o dos tomas al día de leche artificial específica para prematuros.

¿Qué hacer si es alérgico a las proteínas de la leche?

Para los niños con alergia documentada a las proteínas de la leche de vaca, la primera terapia, cuando sea posible, es siempre la lactancia materna. Sin embargo, se le pide a la madre que siga una dieta libre de leche y productos lácteos.

En ausencia de leche materna, las fórmulas indicadas son las hidrolizadas. La hidrólisis es un proceso industrial al que se someten las proteínas de la leche para adaptarla a las necesidades del bebé. Hasta los seis meses de edad se utilizan proteínas de leche de vaca debidamente tratadas o leche de arroz.

Posteriormente, en ausencia de síntomas gastrointestinales, también se pueden utilizar preparados a base de soja. La leche de burra teóricamente podría representar una alternativa porque tiene menos partes proteicas «compartidas» con la leche de vaca (y por lo tanto disminuye el fenómeno de la alergia cruzada): hasta la fecha, sin embargo, no existen fórmulas que deriven de las proteínas de este alimento adaptadas a las necesidades específicas de los recién nacidos y los niños menores de un año.

¿Cuándo optar por fórmulas anti-gurgitación?

Las regurgitaciones y los vómitos frecuentes son fenómenos fisiológicos que afectan a alrededor del 70% de los niños menores de seis meses. No causan problemas particulares y no interfieren con su aumento de peso. Otra cosa es la enfermedad por reflujo gastroesofágico en los recién nacidos, que puede manifestarse con varios síntomas que afectan los sistemas gastrointestinal y respiratorio y que también puede conducir a la pérdida de peso.

En este sentido, existen en el mercado fórmulas antirregurgitación con una consistencia más espesa de lo normal. Éstas están ligeramente espesadas con harina de algarroba o fécula de maíz, lo que puede limitar el número de episodios. Sin embargo, se puede considerar su uso teniendo en cuenta que en el caso del reflujo gastroesofágico el niño no sufre realmente ninguna patología. Mientras que en el caso de la enfermedad por reflujo gastroesofágico estas leches solo pueden reducir la extensión del trastorno pero no resuelvas el problema sin intervención farmacológica.

Además, es aconsejable excluir que el reflujo sea inducido por una alergia a las proteínas de la leche de vaca. En este caso, la fórmula indicada es la hidrolizada.

Tiene cólico con gases, ¿hay fórmulas específicas?

Hay varias fórmulas anticólicos en el mercado. Sin embargo, no hay evidencia científica que lo respalde. Hasta la fecha, en realidad, no existe una verdadera terapia contra este trastorno del recién nacido. Solo existen medicamentos que implican el uso de dimeticona, una sustancia capaz de absorber aire, y por lo tanto, reducir su volumen lo que dilata el intestino. Pero no siempre funciona.

En los últimos años, la eficacia de lactobacillus reuterii ha sido subrayada por varios estudios, un probiótico que, si se toma en gotas al inicio del cólico, puede reducir su intensidad. Según algunas investigaciones, una suplementación diaria con este lactobacilo también limita de antemano su extensión y frecuencia.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.