Literatura juvenil, mucho más allá de libros para jóvenes

Es complicado esto de recomendar literatura juvenil. Hay niños que a los 11 años ya están leyendo a Kafka, y adultos que jamás serán capaces de hacerlo. Lo cierto es que el modo en el que nos acerquemos a la literatura marcará para siempre nuestra relación con ella.

Los libros juveniles son aquellos que nos inspiran a vivir amores imposibles, aventuras lejanas en el tiempo y el espacio, aquellos con los que nos sentimos identificados, nos aterrorizan y nos divierten. Como ocurre con la literatura para adultos hay muchos géneros y ninguno puede ser considerado menor. Cada generación ha crecido y se ha reconocido en las sagas juveniles desde Los Cinco, a Harry Potter o Los juegos del Hambre.

Literatura juvenil clásica

Lo interesante de la llamada literatura juvenil es que promueve el pensamiento crítico, además de ser lúdica. Lo que no casa muy bien con los curriculum que se desarrollan en la asignatura de Lengua y Literatura, ya sea en Lengua Castellana o en otras comunitarias. Pero más allá de esto sí parece haber un consenso sobre cuáles son los libros más adecuados para que adolescentes y jóvenes vayan entrando en el maravilloso mundo de las letras.

Los chicos se han decantado más por el humor y las carcajadas de las Aventuras de Tom Sayer y Huckleberry Finn. Son dos libros que si acabas con uno estás deseando empezar con el otro. La isla del Tesoro, o cualquiera de los libros de Julio Verne siempre han formado parte de las bibliotecas juveniles, en especial las masculinas.  Las chicas, si hablamos de literatura tradicional se decantaban por el romance, desde Romeo y Julieta, Mujercitas o la nada inocente Cumbres Borrascosas.

El clásico para todos es La Historia Interminable, donde se unen romance y aventuras, Los Tres Mosqueteros, o ¡cómo no, El Señor de los Anillos!. Estos títulos, aparte de muchos otros que guardamos en nuestros cajones, vienen a conformar lo que llamaríamos literatura juvenil clásica.

El fenómeno de la distopía en la literatura juvenil

El fenómeno de la distopía, una sociedad futura imperfecta en lo humano, no es nuevo en la literatura juvenil. Piensa en Un mundo feliz, de Aldous Huxley, y 1984, de George Orwell. Pero desde hace unos años, también acompañado por el fenómeno de los videojuegos y el cine, este tipo de relatos se están convirtiendo en todo un fenómeno social entre los jóvenes.

Una de las características de este subgénero es la coacción y la falta de libertad, ante la que se rebela un protagonista, joven, que puede abrir los ojos a la realidad y luchar ante su destino y el de todos los que le rodean. Algunas de las distopías que en este momento llenan las librerías son Los juegos del hambre, de Suzanne Collins, El corredor del laberinto, de James Dashner. o Divergente de Veronica Roth.

Si piensas que esta literatura no es de calidad, y se basa sólo en carreras y luchas efectistas. Te daré un consejo: lee junto a tus hijos o hijas cualquiera de ellas. Tú mismo acabarás enganchado.

Poesía para jóvenes. Los slam

La poesía está volviendo a resurgir. Hay todo un movimiento global en el que los jóvenes están participando de manera muy activa, los llamados Slam de poesía. Este formato primo de los torneos poéticos clásicos de la Edad Media, es un encuentro en el que los poemas no son publicados, sino que su interpretación y lo efímero es lo que los hacen únicos. El público valora y puntúa a los y las poetas tanto por lo que dicen por cómo lo hacen.

Libre de las estructuras rígidas de una poesía rimada y estructurada los jóvenes construyen versos libres que fluyen desde su propia necesidad de transmitir la experiencia directa, la improvisación y el debate.

Este movimiento, que empezó en Chicago, se fundó por Marc Smith. No se mueve sólo a través de las redes sociales, sino que hay locales de encuentro y está llevando de nuevo el concepto poético a los más jóvenes.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.