Llega un hermanito

La llegada de un bebé, supone un cambio en el hogar. Nuevas costumbres, gastos económicos, crianza… y cuando hay otro niño, llega la hora de compartir, es entonces cuando aparecen los celos, peleas, la ausencia de protagonismo… comienzan a aparecer los problemas.

Las relaciones sociales son muy complicadas en el ser humano, nunca se dejan de aprender, incluso cuando eres adulto, siempre van apareciendo nuevos momentos.

Cuando somos pequeños, hemos de educarnos en este sentido. Las habilidades sociales, se han de comenzar a aprender pronto, pues aunque se conviva en una misma familia, los caracteres de las personas son distintos y cada uno impone sus opiniones y sus reacciones antes las situaciones, pues todas las personas tienen su individualidad.

Cuando hay otro hermanito en la casa, se lucha por la atención de los padres, los juguetes, la imposición de sus deseos… son los típicos enfrentamientos entre hermanos. Por eso, si en su hogar existe este problema, hemos de comenzar a:

-aprender a negociar, realizar unas normas y derechos, ser tolerantes, respetar el turno, perdonar, olvidar… pues los niños cuando se pelean, al momento están jugando de nuevo

-el compañerismo es fundamental, la importancia de esta acompañados hay que saber valorarla, aprender a compartir, tener complicidad en aventuras y travesuras… cuando son pequeños no importa la edad ni el sexo, las relaciones del juego no presentan obstáculos

-prestar ayuda es aprender a necesitar del otro, una vez por ti y otra por mi, siempre uno salvará al otro

Mas información- ¿Cómo decirle a tu hijo que va a tener un hermano?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *