Lo más gratificante de ser madre

ser madre es gratificante

Nadie nos dijo que ser madre fuese algo fácil y es que la realidad cuenta con días buenos y días difíciles, pero nunca podrán existir días malos. Los días malos no pueden existir con sus sonrisas o sus ojos mirándote mientras te dicen que te quieren o vienen esos bracitos pequeños para abrazarte. Son muchas cosas gratificantes las que nos hacen sonreír al ser madres y hoy te voy a hablar sobre algunas de ellas.

Sus sonrisas

Un día puede haber ido muy mal en el trabajo, o quizá hayas discutido con tu pareja… o se hizo una brecha y salió un poco del infierno que a veces habita en tu interior. Pero todo eso cambia cuando tu hijo llega del cole y lo primero que hace al verte es sonreír. Ya no hay nada malo en el día  porque tu mundo se centra en esa sonrisa, real y sincera.

Sus abrazos

Siempre diré que una ventaja de ser madre es que los hijos te abrazan gratuitamente y nos encanta. Sobre todo ocurre cuando los niños aún son pequeños y tú eres su centro del universo. Es cierto que cuando son adolescentes las cosas cambias y el tipo de abrazos también… pero un abrazo de un hijo es lo mejor que nos puede pasar, en cualquier momento y a cualquier edad.

Cuando te dicen que te quieren

No hay amor más verdadero que el de una madre por un hijo y es que cuando un hijo te dice por primera vez “te quiero” es una sensación difícil de explicar. Ni el primer amor nos hizo estremecer de esa manera… por lo que escuchas esas dos palabras reales y sinceras de la voz de nuestros hijos nos hace sentir verdadera felicidad.

Y por supuesto, otra cosa que nos hace darnos cuenta de lo gratificante que es ser madre… es darnos cuenta de que cada día aprendemos más sobre paciencia.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *