¿Lo sabías? El castigo psicológico es invisible pero deja huella

castigo psicológico en niños

Muchos padres encuentran en el castigo una forma positiva de enseñar a los hijos cuando éstos tienen un mal comportamiento, pero la realidad es que tanto el castigo físico como el castigo psicológico es una forma de violencia que sufren muchos niños de padres que piensan que están haciendo lo correcto. Pero los padres o cualquier persona que esté a cargo de menores, deben tomar las medidas legislativas, administrativas, sociales y educativas apropiadas para proteger a un niño contra todas las formas de violencia física, mental, abusos, descuidos, tratos negligentes, malos tratos, explotación, abuso sexual, etc.

Existen estudios que tratan sobre la violencia de los niños donde comentan que las formas de castigo crueles o degradantes que no entrañan violencia física han sido menos estudiado que aquellos que sí involucran actos físicos. Existen otras formas de humillación que se quedan marcadas en la mente de muchas personas y que cuando los niños se convierten en adultos tienen recuerdos doloroso de cómo fueron humillados por palabras o acciones de otras personas.

Los castigos psicológicos

Los castigos que no son físicos pero sí psicológicos son considerados crueles y degradantes y son incompatibles con los derechos de los niños. Los castigos como los menosprecios, las humillaciones, los gritos, la denigración, las amenazas, asustar a los niños, ridiculizarle o hacer que lo pase mal emocionalmente son castigos psicológicos.

castigo psicológico en niños

Estos castigos pueden llevarse  acabo en la familia o incluso en las escuelas. Los castigos psicológicos que son cruel o grave puede considerarse incluso, como una tortura psicológica. Puede ser difícil diferenciar el castigo psicológico del maltrato psicológico. Una forma común de castigo psicológico es el uso de la humillación pública. Hay padres que se han atrevido a afeitar la cabeza de las niñas para humillarla ante otros, el pelo necesita tiempo para crecer por lo que es un recordatorio continuo del castigo y de humillación.

Pero sin irnos a extremos tan graves de castigo psicológico, hay otros castigos de este tipo que pueden considerarse más ‘normalizados’ por muchos padres. Por ejemplo, si un niño no quiere comportarse como un padre o una madre quiere, éstos pueden dejarle sin cenar o dejarle en su dormitorio a oscuras para que aprenda a que debe obedecer. Este castigo psicológico también afectará gravemente las emociones de los niños que se sienten abandonados por su padres y sienten que éstos no se preocupan por entenderles.

castigo psicológico en niños

Nadie tiene derecho a castigar a los niños

Nadie tiene derecho a castigar a los niños, ni física ni psicológicamente. Es más, cualquier tipo de castigo a los niños debería ser prohibido para todos los adultos. Es necesario que existan procedimientos eficaces para el establecimiento de programas sociales para proporcionar el apoyo necesario para el niño y para aquellos que deben cuidarlos. También es necesario que existan formas de prevención para la identificación, notificación, remisión, investigación, tratamiento y seguimiento de los casos de violencia a niños por parte de los adultos, y si es necesario que exista una intervención judicial.

Lo que no se debe permitir es que los niños padezcan violencia por parte de sus padres sólo porque no tengan el conocimiento suficiente para poder aplicar otro tipo de disciplinas más efectivas y menos estresantes para todos como es la disciplina positiva.

castigo psicológico en niños

Causas del posible castigo psicológico

Muchos adultos desconocen la gravedad de sus actos o lo que ocurre si utilizan estos castigos. Aunque hay algunas causas que pueden fomentar que los niños padezcan este tipo de violencia. Las causas son las siguientes:

  • Los adultos no conocen los efectos tan negativos para los niños del castigo que utilizan
  • Los padres no conocen otras formas alternativas para criar a sus hijos y utilizan el castigo físico o psicológico para intentar hacer frente a su frustración interna y a la falta de recursos para tener una educación exitosa
  • Los padres abusan de las drogas o del alcohol
  • Los padres o adultos a cargo de los niños están deprimidos o no son felices
  • Cuando los padres o adultos a cargo tienen algún tipo de trastorno emocional
  • Cuando los padres no tienen herramientas emocionales suficientes para manejar su ira y su mal humor
  • La falta de recursos económicos y sociales
  • Cuando existen problemas familiares
  • La ignorancia y la falta de educación
  • Los conflictos familiares
  • Para mantener el orden y la disciplina sin conocer la disciplina positiva

Los efectos del castigo psicológico en los niños (y también del castigo físico)

El castigo físico causa daño físico en diferentes partes del cuerpo, puede causar daños permanentes en la salud e incluso provocar alguna discapacidad, también deja graves secuelas emocionales. El castigo psicológico causa daños graves en la personalidad del niño afectado por la violencia a la que se ha visto sometido.

Tanto el castigo físico como psicológico pueden tener efectos perjudiciales y graves en los niños. Algunos de los efectos que pueden surgir en los niños tanto en su infancia como cuando son adultos son los siguientes:

  • Depresión
  • Ansiedad
  • Baja autoestima
  • Ira
  • Rebeldía
  • Trastornos de la personalidad
  • Problemas de memoria
  • Problemas de aprendizaje
  • Mala percepción de uno mismo

castigo psicológico en niños

Los niños y las niñas que reciben castigos por parte de sus padres de forma excesiva, también tendrán una mayor tendencia para huir de casa, perderán el interés por la educación formal y no formal, tenderán a probar sustancias tóxicas como las drogas o el alcohol para evadirse de la realidad, abandonarán la escuela e incluso, si sufren demasiado emocionalmente podrían tener pensamientos suicidas. ¿Qué ser inocente se merece sentirse de este modo sólo porque sus padres o las personas a su cargo no supieron hacer las cosas bien?

Ser padre no es fácil, pero es lo más bonito que existe en este mundo. Los niños llegan a este mundo para poder ser felices y crecer a tu lado. No necesitan castigos, no necesitan azotes, no necesitan que les hagas daño (además, de que es delito). Necesitan tu amor, tu paciencia, tu guía y todo tu cariño para que de este modo se den cuenta que pueden ser adultos exitosos.

Si quieres que tus hijos sean cariñosos, te respeten a ti y a los demás, que sean auto-disciplinados… entonces no uses el castigo. Utiliza herramientas de crianza adecuadas: las rutinas, la estructura, los límites o la retirada de atención. Para los niños más mayores será necesario establecer expectativas, definir recompensas o consecuencias.


Categorías

Familia

Maria Jose Roldan

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *