Los 10 mandamientos que todos los padres deben conocer para una buena crianza

Cada familia es un mundo y cada madre y padre miran la buena crianza que hacen de una manera diferente. Es muy relativo el poder decir que unos padres tienen más éxito que otros en la crianza de sus hijos. Aunque es cierto que existen ciertos padres que tienen algunas prácticas que hacen que la crianza sea mejor y que sus hijos crezcan de forma estable tanto física como emocionalmente.

Por eso, es necesario conocer estos 10 mandamientos para que todos los padres lo apliquen a sus vidas. Aunque no se realicen los mandamientos todos los días, sí que realizarás la mayoría de ellos todo el tiempo. ¿Quieres tener una crianza exitosa? Entonces apunta estos 10 mandamientos porque necesitas conocerlos desde ya.

Hablarás con tus hijos

Los padres con una buena crianza se comunican regularmente y de forma eficaz con sus hijos. En lugar de sentarse juntos por las noches viendo televisión, jugando a videojuegos o navegando por Internet, los padres que han tenido éxito con sus hijos han pasado tiempo hablando juntos. No todas las conversaciones tienen que ser serias, pero algunas lo serán.

Crear una tradición de comunicación, tanto positiva como negativa, abre la puerta a conversaciones críticas y sensibles a medida que los niños crecen. Pero ese tipo de relación comienza ante todo con la comunicación.

Pasarás tiempo individualizado con tus hijos

La gran mayoría de familias tienen muchas actividades familiares y pasan tiempo juntos. Pero los padres realmente exitosos dedican tiempo y energía a estar con sus hijos uno a uno. Hablan con ellos de manera personalizada para saber cómo les va en la escuela, para saber sus inquietudes, sus intereses, etc.

A otros padres les gusta salir de manera individualizada con sus hijos. El tiempo de calidad que pasan los padres con sus hijos es un constructor significativo de relaciones y un predictor de éxito.

Establecerás reglas

Que tus hijos crezcan saludablemente y tu crianza sea buena, no significa únicamente divertirse. También se trata de inculcar valores y construir adultos responsables. Establecer reglas familiares y vivir de acuerdo con ellas es una forma de enseñar coherencia y responsabilidad. En una familia, se siguen estrictamente los toques de queda y se aplican las consecuencias si no se siguen las normas.

Los niños saben de antemano lo que se espera y cómo serían las cosas si no cumplieran. Otras familias comienzan a enseñar temprano estos principios con “tablas de tareas ” divertidas y creativas que animan a los niños a completar sus tareas y a hacer caso de las reglas de la familia.

No mimarás a tus hijos

Darle a un niño todo lo que quiere cuando quiere, le enseña a tener expectativas poco realistas en la vida. Aprender la importancia de la gratificación retrasada es importante para convertirse en un adulto responsable. Del mismo modo, ayudar a los niños a aprender el valor de ahorrar para algo que quieren y esperar para tenerlo les enseña una habilidad en la vida que les servirá para siempre.

Mostrarás a tus hijos tu amor con el lenguaje

El lenguaje puede ser el lenguaje del amor. Los niños experimentan el amor de maneras muy diferentes . Adaptar tus expresiones de amor al lenguaje de amor de tu hijo les ayudará a sentir su amor de una manera más centrada. El amor se expresa con acciones y con hechos, pero el uso del lenguaje y las palabras también tienen mucho poder puesto que son como caricias en el alma.

Leerás con tus hijos

La lectura no es una obligación, debe ser considerada como un placer. Cuando los niños desarrollan un amor por la lectura, tienen una habilidad y una dirección para sus vidas única. Su capacidad para leer y comprender les da la mejor oportunidad de éxito en el futuro. Los padres exitosos pasan el tiempo leyendo y con sus hijos desde las primeras etapas de sus vidas.

Amarás a la madre de tus hijos con quien vives

Si bien no todos los padres viven con la madre de sus hijos, si lo haces, amar a su madre es uno de los mejores regalos que puedes darle a un hijo. Los niños tienen las mejores posibilidades de éxito cuando viven con su madre y su padre. Los padres exitosos invierten en su relación con la madre de sus hijos. Lo mismo ocurre a la inversa.

No hablarás mal de la madre (o del padre) de tus hijos

Especialmente después de un divorcio, existe una gran tentación para los padres de hablar mal del otro progenitor. Parece que se siente la necesidad de competir por el amor de los hijos. Los padres con una buena crianza resisten esta tentación. A la larga, los hijos agradecerán que hayas tomado esta postura.

Obviamente, si su madre o padre tiene un comportamiento abusivo o consume sustancias, necesitarás proteger a tus hijos pero no es necesario insultar ni humillar a nadie. Si la madre o el padre tiene una actitud tóxica para los niños, entonces ellos deben entender que papá o mamá no solo los protegerá, sino que serán un buen ejemplo de estabilidad y amor en sus vidas.

Conocerás a los amigos de tus hijos

Los padres con una buena crianza se aseguran de que conozcan a los niños con los que pasan sus hijos. Invita a los amigos de tus hijos a tu hogar para que pasen un rato y así de paso les conoces. Lo ideal sería que además de conocer a los amigos, también conozcas a sus padres.  Así podrás saber la influencia que estos amigos tienen sobre tus hijos y les ayudarás a guiar a tus hijos hacia lo mejor de esas personas.

Protegerás a tus hijos del peligro

Los padres deben ser conscientes de los peligros que acechan en nuestro mundo moderno y ayudar a los hijos a evitarlos. El abuso sexual, el abuso de drogas, las pandillas, el acoso escolar, la pornografía y otros riesgos parecen estar siempre presentes. Enseña a tus hijos los valores y el poder de decir no a quienes pondrían en peligro su vida y su bienestar. Los padres con una buena crianza preparan a sus hijos y los protegen.


Sé el primero en comentar