Los 5 mejores consejos para llevar a tu bebé en un fular

Madre sostiene a su bebé en el fular.

El fular resulta un medio cómodo para tener al hijo cobijado y protegido. Tanto madre como hijo refuerzan su vínculo y se aportan calor y seguridad mutuas.

El fular es un medio seguro y cómodo con el que transportar al bebé y tenerlo muy cerca de la madre. Es una comprar bastante probable para las madres primerizas. Vamos a exponer unos consejos para a la hora de plantearse comprar un fular para el bebé.

Consejos a la hora de comprar el fular

La característica básica y primordial del fular es que resulta un elemento natural y práctico. Para la madre puede ser indispensable para realizar tareas y tener al niño cerca, incluso para alimentarle cómodamente. Cuando son todavía muy bebés demandan constantemente el calor materno y gracias al fular es posible sin dejar de hacer otras cosas. El niño se sentirá protegido en todo momento. El fular no entiende de sexo y puede utilizarlo en cualquier momento el padre y aportarle también un contacto esencial al niño. Frecuentemente el fular de tela lo utilizan más las mujeres, y la mochila portabebés los hombres.

Comodidad para madre e hijo

El niño debe sentirse cómodo y la madre tranquila de que este vaya bien sujeto. El material también favorece el fácil y práctico trasporte del bebé. El fular de tela permite que el peso del bebé no se quede fijo en una sola zona. La tela es muy moldeable, con lo que tanto madre como hijo irán a gusto y sin sufrir molestias en sus cuerpos. Son telas anchas y largas y se adaptan a la complexión del adulto y el niño. Además soportan bastante peso, alrededor de 20 kilos.

Seguridad del niño

La cara del niño debe ir hacia arriba y a la vista de la madre. Debe poder respirar correctamente. No debe ir excesivamente encorvado, ni muy abajo, sino con la cabeza a la altura del pecho de la madre. Lo conveniente es sujetarle además con las manos para comprobar su estado y asegurarle. En niños de bajo peso o que tengan algún problema respiratorio hay que tener mucha precaución si se utiliza. Diariamente hay que comprobar que la tela está en condiciones, sin roturas, sin costuras imperfectas… Y sobre todo, prestar mucha atención al sujetarle, y hacerlo de un modo responsable y calmado.

La edad del bebé

Madre resguardando a su hijo con el fular.

El fular es manejable pero debe conocerse bien su uso y modo de colocación. Es importante sujetar y mantener en una posición adecuada al bebé, y observar que puede respirar sin dificultad.

Con los fulares, el bebé se siente como si estuviese en el útero materno. Su posición es similar a la que tenía dentro de su madre y siente fuertes los latidos de su corazón. Se sigue asegurando el contacto piel con piel y ese vínculo es inmejorable para ambos. Los fulares de tela pueden utilizarse en niños de hasta 4 años, no así los elásticos, en los cuales hay una limitación de unos 10 kilos, y es recomendable no exceder los 10 u 11 meses en el niño.

Fulares para cada momento

En el momento en que la madre decide utilizar el fular debe conocer los tipos y posibilidades que ofrece. Primordialmente el niño debe sentirse bien, y la madre confiada. Lo ideal es mover al bebé, y no mantenerle en la misma posición durante mucho tiempo, más aún si se duerme y su postura es inadecuada y puede lastimarse. Si el miedo de la madre es el calor que desprende hijo y añadido el fular, pueden conseguirse fulares de otros materiales. Hay fulares para el agua, que presentan un fácil secado.

¿Qué evitar?

Al comprar el fular, lo recomendable es no colocar al bebé las primeras prácticas. Es conveniente usar un muñeco de tamaño similar. Hay que evitar que se sienta muy presionado al cuerpo de la madre para que no se angustie o lesione. Además es mejor que no lleve prendas que le causen un calor extremo, ya que se sentirá demasiado acalorado. Una recomendación es no usar el fular cuando se hace deporte y puede haber caídas, o cuando se realiza alguna tarea de casa donde el bebé o la tela pueda quemarse o dañarse.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.