Los apegos del bebé

Podemos observar como muchos niños sienten apego a algún objeto o juguete. Esto se debe a la sensación de seguridad y protección que ello les ofrece. El papel de los padres en este sentido, es  quedarse al margen de su elección, simplemente observar, pues esto es una elección innata y no se debe intervenir ni cambiar para nada el objeto que él mismo ha escogido.

En los primeros meses de vida, el bebé, depende completamente de su mamá, pero a partir de los 4 o 5, va comenzando a identificarse sin ella. Es entonces cuando comienza a cogerle apego a los objetos que tiene a su alrededor, busca seguridad y protección en ellos, su elección, será probablemente, aquello que le ofrezca suavidad y comodidad. Peluches, mantitas, almohadas, cojines, chupete… son lo que más a su alcance se encuentran y se convierten en ideales para ello. Esta suavidad y textura le recuerda a su madre y esto le da seguridad, pues le da compañía. No hay que preocuparse, pues con esto, el bebé consigue estar tranquilo. Es una de las primeras etapas de la vida en la cual, comienza a sentir experiencias nuevas.

Él mismo es el que debe escoger el objeto, no hay que imponerle nada, con él, logrará dormir o calmar la ansiedad que le resulta el separarse de su mamá. Es como un pequeño paso a la independencia, un comenzar a reconocerse a sí mismo e ir formando su pequeña personalidad.

Esta costumbre va desapareciendo sola, alrededor de los 3 o 4 años.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *