Los Babyklappe, una iniciativa germana para quienes vayan a abandonar a su bebé

Los Babyklappe, una iniciativa germana para quienes vayan a abandonar a su bebé

Con demasiada frecuencia salta la noticia del hallazgo de un bebé recién nacido abandonado en un contenedor. Algunas veces hay suerte y alguien llega a tiempo de salvar la vida del pequeño, como pasó recientemente con el bebé de Mejorada del Campo. Pero otras veces se llega tarde. Y a saber en cuántas ocasiones el caso ha pasado desapercibido. Para esta triste realidad, algunos países han buscado solución. Es el caso de los babyklappe, un solución alemana implantada en varias ciudades del mundo para recoger bebés y que garantiza el anonimato de la madre.

La mayoría de las personas no podemos entender que una madre abandone a un bebé a su suerte, a una muerte casi segura. Pero no nos toca a nosotros juzgar lo que lleva a esa persona a abandonara su hijo, sino buscar soluciones para que ese bebé sobreviva. 

Qué son los babyklappe

Los babyklappe son una especie de buzones para bebés que se han instalado en algunas ciudades de Alemania y Viena para recoger recién nacidos y que garantizan el anonimato de quien los deja allí. Recuerdan a tornos de los conventos, lugares que tradicionalmente han acogido bebés abandonados a lo largo de la historia.

Pero los babyklappe  son mucho más. Son una especie de cuna o incubadora acondicionada para los recién nacidos e instalada en el exterior de algunos hospitales para entregar a sus bebés de una forma anónima y segura.

La idea de los babyklappe surgió en Hamburgo en el año 2000 para reducir los infanticidios y de ahí se extendió a Berlín y a Austria, Bélgica, Suiza e incluso Sudáfrica.

Los babyklappe dan a un pequeño cuarto en una discreta esquina de los hospitales, y cuentan con una ventana que se abre desde fuera donde se encuentra una cuna climatizada y vigilada por una cámara. Al abrir la ventana suena una alarma en la unidad de cuidados intensivos de pediatría, desde donde el personal médico puede llegar a recoger al bebé enseguida.

La cámara no enfoca a la persona que entrega al bebé, por lo que queda protegida su identidad. Esta persona encuentra una carta en ocho idiomas que explica cómo contactar con el hospital y un sello de tinta para tomar una huella del recién nacido, algo útil si luego decide reclamar al niño. Una vez cerrada la ventana, un pestillo electrónico impide que pueda abrirse de nuevo mientras llegan los facultativos.


Categorías

Varios

Bebes Mundo

Bebesmundo era una web dedicada al mundo de los bebés. Actualmente está integrada en Madreshoy.com formando una web de mayor tamaño y con una... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *