Los bebés también tienen pesadillas

Las pesadillas en los bebés

Aunque las pesadillas pueden parecer cosa de mayores, lo cierto es que los bebés también pueden sufrirlas a causa de diferentes motivos. No es algo habitual, ya que lo normal es que las pesadillas aparezcan a partir de los 3 años de edad. Pero es posible que un bebé menor de 2 años sufra pesadillas y que a causa de ellas, su sueño no sea reparador ni el necesario a esta edad.

¿Quieres saber cuáles son las causas de las pesadillas en los bebés y qué puedes hacer para evitarlas?

¿Qué son las pesadillas?

Las pesadillas son sueños desagradables que se producen en la fase REM, es decir, la parte del sueño más ligera que suele producirse en la segunda mitad del sueño en la noche. Estos sueños feos, producen en el niño temor y ansiedad, lo que lleva al despertar nocturno.

Este tipo de ensoñación terrorífica para el bebé, puede durar varios minutos lo que para el pequeño puede hacerse una eternidad. Las pesadillas suelen afectar a los bebés a partir de los dos años, momento en el que el pequeño comienza a ser consciente de su entorno, aunque la causa principal es la dificultad de diferenciar lo que es la realidad y lo que es ficción.

Cuando un bebé sufre una pesadilla, la reacción es el despertar repentino, con llanto y angustia ante el miedo desconocido y el niño es capaz de recordar el sueño. Aunque en las edades más tempranas, el bebé no será capaz de verbalizar la pesadilla, ya que quizá aún no haya comenzado a hablar.

Cuáles son las causas

Niña pequeña llorando

Es difícil pensar que un bebé pueda tener preocupaciones que le lleven a tener pesadillas, pero la realidad, es que el propio entorno suele ser el causante de este problema. Los sueños nocturnos suelen ser reproducciones de situaciones vividas durante el día, ya sean situaciones reales o ficticias.

En los bebés, las causas de las pesadillas pueden estar asociadas a problemas como:

  • La herencia genética
  • Traumas asociados a separación de los padres, situaciones traumáticas, peleas reiteradas o el fallecimiento de un familiar
  • Diversos trastornos como el TDAH (trastorno por déficit de atención e hiperactividad), o el trastorno bipolar

Aunque lo más habitual es que las pesadillas estén causadas por motivos más generales como los ruidos de ciertos electrodomésticos o escenas violentas en la televisión.

Como evitar que el bebé tenga pesadillas

El sueño es reparador y no es raro escuchar a los pediatras decir que el sueño alimenta, especialmente en bebés muy pequeños. Por ello, es fundamental que extremes los cuidados diarios en torno al sueño de tu hijo, para que de esta forma, el bebé pueda disfrutar de un sueño tranquilo y reconfortante.

Descanso del bebé

Para evitar que tu bebé sufra pesadillas nocturnas, debes incluir rutinas del sueño que ayuden al pequeño a dormir bien.

  • Crea una rutina del sueño: Las rutinas son esenciales para los niños, les ayudan a anticiparse a lo que está por venir y de esta forma se sienten más seguros. La rutina del sueño es una de las más importantes del día, ya que si se establece correctamente, el niño podrá descansar mejor y tú misma podrás beneficiarte de este descanso. Esta rutina debe comenzar con la hora del baño y la cena, que debe hacerse en un ambiente relajado, sin ruidos fuertes.
  • Evita las escenas violentas en la televisión: No solo en la televisión, los dispositivos móviles están llenos de escenas poco apropiadas para los niños, en anuncios, en vídeos musicales etc. Procura eliminar cualquiera de estos dispositivos una vez que comienza la rutina del sueño.
  • Crea un ambiente de estabilidad para el pequeño: No hay mayor tranquilidad que vivir en un ambiente estable, tranquilo y feliz, incluso para los bebés. Evita discutir delante de los niños, ya que, aunque sean bebés y pienses que no se enteran, los gestos y los gritos afectan enormemente a la salud emocional de los niños.

Las pesadillas son habituales en los niños, no obstante, si son muy recurrentes o suceden con frecuencia, afectan a la estabilidad emocional del niño o sufre convulsiones, acude al pediatra para que sea el especialista quien pueda valorar la situación.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.