Los beneficios de la meditación guiada para embarazadas

El embarazo supone un reto para las mujeres, ya que se trata de un periodo lleno de importantes cambios físicos y hormonales. Prácticamente desde el comienzo del embarazo, la mujer tiene que sobrellevar las primeras molestias típicas, los cambios en su cuerpo y los nuevos sentimientos que no son fáciles de gestionar. En muchas ocasiones, la ansiedad y el estrés pueden hacer acto de presencia y esto, influye negativamente en el desarrollo del bebé.

Es muy importante buscar formas de alcanzar la relajación, para ello, puedes recurrir a la técnica que prefieras. Existen diferentes formas de mejorar la ansiedad, aunque cada mujer es diferente y lo que va bien para una, quizá no sea igual de beneficioso para otra. Una de las técnicas de relajación más recomendadas en todos los casos, especialmente para embarazadas, es la meditación guiada.

¿En qué consiste la meditación guiada?

La meditación, es el término que se utiliza para englobar una serie de prácticas, diseñadas para producir un efecto relajante o un específico estado mental, en la persona que la practica. A pesar de que generalmente se asocia la meditación con el budismo, existen indicios de ejercicios similares en la antigua Grecia, en Egipto e incluso, en sociedades Cristianas o Islámicas.

Las técnicas de meditación que se conocen en la actualidad, están basadas en la meditación que practicaban los monjes budistas al comienzo del primer milenio después de Cristo. A través de estos ejercicios, los monjes budistas pretendían lograr la liberación de su espíritu. Por lo que la meditación, durante siglos ha estado asociada a diferentes creencias religiosas.

Afortunadamente, hoy en día se utilizan las técnicas de meditación como un modo de reconectar con uno mismo, de controlar el estrés de esta sociedad que va a mil por hora. De hecho, los especialistas recomiendan la meditación para todas las personas, independientemente de la edad o de la condición física, por la gran cantidad de beneficios que este tipo de técnicas aporta.

Existen diferentes tipos de meditación y lo más recomendable es comenzar con la meditación guiada, ya que las técnicas más tradicionales requieren cierto aprendizaje. Por este motivo, una de las más recomendables, especialmente para embarazadas, es la meditación guiada.

Beneficios de la meditación guiada para embarazadas

La meditación guiada no hace referencia a un tipo en concreto de meditación, sino a la forma de practicarla. El propio término lo indica, la meditación guiada es aquella que se realiza bajo la guía de un especialista, de un vídeo, un audio o cualquier método de los existentes. Puedes practicar la meditación en cualquier sitio donde puedas tener tranquilidad, en la comodidad de tu propia casa o en un parque donde puedas además añadir la magia de la naturaleza.

El embarazo se va haciendo más pesado a medida que avanza y esto puede ocasionar episodios de estrés. La meditación te ayudará a manejar estas sensaciones y a prepararte mejor para la hora del parto. Algunos de los beneficios de la meditación guiada son los siguientes:

  • Te ayuda a conectar con tu bebé
  • Favorece que el pequeño se desarrolle y crezca saludablemente
  • Podrás controlar los temores del parto y de las situaciones que están por llegar
  • Aprenderás a controlar tu respiración y esto te ayudará a manejar los dolores del parto
  • Reduces la ansiedad y mejora el descanso nocturno
  • El sistema nervioso del bebé se desarrolla plenamente
  • Estabiliza el ritmo cardíaco y los niveles de la presión arterial
  • Mejora tu concentración y tu capacidad de relativizar

Otras técnicas de relajación

Estos son solo algunos de los muchos beneficios de la meditación guiada para embarazadas, pero la lista es mucho mayor dependiendo de cada persona. Una vez que comiences a practicar la meditación, lograrás mejorar tu estado emocional, lo que te ayudará a controlar diversas situaciones a lo largo de tu vida. Además de la meditación, puedes practicar otros ejercicios que te ayudarán a controlar el estrés y prepararte de cara al parto, como el yoga para embarazadas o el pilates.

Puedes comenzar dedicándole unos 10 o 15 minutos al día. En Internet podrás encontrar recursos audiovisuales para iniciarte en la meditación. Comienza a practicar meditación y en poco tiempo notarás los beneficios.


Sé el primero en comentar