Los beneficios de las caricias para el desarrollo infantil

A través de las caricias, podemos expresar sin palabras los sentimientos y necesidades afectivas. Mostrar afecto hacia las personas queridas a través de las caricias, tiene un efecto terapéutico para la persona que los recibe. Especialmente cuando de niños se trata, es fundamental que los pequeños reciban muestras de afecto a través de gestos físicos.

La importancia de que los niños reciban caricias, reside en la cantidad de beneficios que tienen para su correcto desarrollo. Si un niño recibe caricias de sus padres o de sus familiares, crecerá sintiéndose protegido y amado. Esto último es fundamental para que el niño se sienta parte de su “manada”, de su círculo social.

Mostrar cariño y afecto a través de los abrazos y de las caricias, forma parte de la naturaleza de los padres hacia sus hijos. Pero todas las personas, no tienen la misma facilidad de expresar sus emociones a través del contacto. Ni siquiera con sus hijos, por mucho amor que les tengan. Por eso es importante conocer los beneficios que las caricias tienen para los niños. Para recordar todo lo bueno que aportas a su vida con un simple gesto de cariño.

Beneficios terapéuticos de las caricias

El contacto físico es fundamental para fortalecer los lazos entre padres e hijos, incluso cuando pueda parecer que lo rechazan. Cada niño expresa sus emociones de una manera, pero todos agradecen las caricias y las muestras afectivas. Muchas veces damos por hecho que los demás deben conocer lo que sentimos por ellos. Pero para los niños es aún más complicado, ya que ellos no saben detectarlo sin no es a través de las muestras afectivas.

  • Se fortalece la relación entre padres e hijos:

A través de las caricias demostramos afecto a nuestros hijos, los niños se sienten reconfortados con un abrazo o una caricia. De la misma manera que pueden adivinar que estamos enfadados con ellos por nuestros gestos. Las muestras de cariño son fundamentales para fortalecer los vínculos familiares y afectivos.

  • Los niños aprenden a demostrar el cariño:

Para que los niños aprendan a ser cariñosos con otras personas, deben recibir afecto desde bien pequeños. Es importante que aprendan a comunicarse a través de las muestras afectivas. De esta forma crecerán como personas más sociables y con mayores capacidades para relacionarse con otras personas.

  • Potencia la autoestima en el niño:

Los gestos afectivos ayudan a los niños a sentirse valorados y queridos. Cuando reciben una caricia están recibiendo un importante aporte de confianza y autoestima. Además, a través de las caricias y el afecto físico, se reduce la sensación de soledad, de incomprensión y el dolor emocional.

  • Ayuda a mejorar el sueño de los niños:

Abrazar a los niños antes de dormir, besarles y acariciarles, les ayuda a conciliar mejor el sueño. Las muestras afectivas que se reciben antes del sueño, ayudan a rebajar la tensión y el estrés acumulado de todo el día. Con la relajación conseguiremos reducir los dolores de cabeza, calmaremos las pulsaciones y conseguiremos que los niños alcancen un sueño profundo y relajado.

  • Se reduce el nerviosismo:

Cuando los niños reciben caricias, se calman y relajan con mucha más facilidad. Recibir una muestra de cariño es efectiva a cualquier edad, de hecho se ha demostrado que los bebés que crecen recibiendo caricias frecuentes, se desarrollan a mejor ritmo, que los bebés que no reciben esas muestras afectivas con tanta frecuencia.

  • Mayor capacidad para expresarse:

Los niños aprenden a través de la imitación, si un niño crece recibiendo contacto físico regular por parte de su entorno, crecerá siendo una persona afectiva y capaz de mostrar sus emociones a otras personas. Por lo tanto, ayudarás a tus hijos a comunicarse mejor, convirtiéndose en futuros adultos sociables, carismáticos y con capacidad para relacionarse con otras personas.

Como ves, las caricias son muy importantes para el desarrollo de tus hijos. Pero además, se fortalece la unión familiar a través de los besos, las caricias y los abrazos. La capacidad de comunicar las emociones a través de los gestos, ayudará en las futuras relaciones personales de los niños.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Consejos, Desarrollo

Soy Toñy, mamá primeriza de un pequeño terremoto, con él aprendo y disfruto cada día. Curiosa e inconformista, dedico mi tiempo libre a investigar sobre la maternidad y crianza. Apasionada de la lectura en todos sus géneros, aprendiz de escritora, tejedora compulsiva y amante de la buena cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.