Los beneficios del colecho

Se entiende como “colecho” al hecho de compartir el lecho con nuestros bebés, dejar que duerma con nosotros en la misma cama o en camas unidas. Los partidarios de ésta práctica, se abalan en los estudios que certifican que el colecho, tiene numerosos beneficios sobre el desarrollo de nuestros hijos.

Algunos de estos beneficios son: re reduce la probabilidad del síndrome de la muerte súbita, disminuye la frecuencia del llano del bebé en la noche, favorece las tomas nocturnas durante la lactancia materna, potencia el vínculo afectivo entre padres e hijos, etc.

Mi experiencia con el colecho

En mi caso particular, comencé con el colecho por una cuestión de supervivencia, mi bebé alrededor de los 4 meses, comenzó a despertarse varias veces cada noche, era prácticamente imposible dejarle en su cuna, me pasaba las noches en vela, sentada en el sofá, viendo como mi pequeño dormía plácidamente en mis brazos. A veces el no dormir bien hace que te plantees el colecho aunque antes nunca lo hubieras pensado, ¡el descanso es fundamental!

Pasé mas de un año así, la mayoría de los días ni siquiera me metía en la cama, por no tener que volver a levantarme. Hasta que llegó el verano. Por cuestiones de comodidad, durante las vacaciones pasé unos días durmiendo con mi bebé en la misma cama, para mi sorpresa resultó que mi retoño dormía casi toda la noche del tirón, que se despertaba y solo necesitaba tocarme para volverse a dormir.

Yo no daba crédito, en cuanto volví a casa, no lo pensé y uní mi cama a la cuna, desde entonces comparto espacio y noches de amor con mi hijo. He descubierto lo maravilloso que es dormirme y despertarme junto a él, sentir su olor, sus manitas acariciando la barriga que durante 9 meses le acogió.

Ahora en casa, dormimos todos bien

He recuperado el sueño, algo que necesitaba imperiosamente para poder volver a trabajar y vivir en general. Mi hijo se sigue despertando durante la noche, pero solo necesita que lo abrace, saber que su madre está ahí, para volverse a dormir.

Desde entonces, cada vez que lo comento con otras mamás, escucho algún comentario sobre que mi niño se va a acostumbrar, y yo me pregunto, ¿en realidad es malo que se acostumbre? Considero que malo será que se acostumbre a otras cosas, como permitirle que sea desobediente o acostumbrarle a que tenga lo que quiera y sea caprichoso, por ejemplo.

No creo que acostumbrarse al roce de mamá sea malo para un bebé. Al contrario, espero disfrutarlo durante el máximo tiempo posible, cada etapa es maravillosa, pasa rápido y es irrecuperable.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *