Los daños que causan los gritos a los niños

gritos a los hijos

Ningún padre o ninguna madre se levanta por las mañanas con la intención de gritar a sus hijos, pero sin duda son muchos los que caen en ello, sin importar la edad que tengan los hijos. Cuando hay nervios o tensión, suelen haber gritos en los hogares. No podemos negar que ser padres puede ser realmente estresante y que los hijos pueden hacer cosas que a los padres enfaden, decepcionen o incluso, preocupen.

El truco está en responder con eficacia. De esta manera cuando los niños lleguen a la edad de la adolescencia, los padres ya habrán entrenado sus emociones para evitar los gritos, porque éstos, solo causan daños a los niños. Los problemas asociados con el castigo físico son bien conocidos por todos y a muchos padres nunca se les ocurriría golpear a sus hijos, pero… ¿por qué entonces se recurre a gritarles y se les empuja emocionalmente al límite?

Los daños que causan los gritos a los niños

Se sienten mal consigo mismos

Los padres y madres gritan a los hijos para intentar que dejen de hacer las cosas que no nos gustan y de ese modo, con los gritos, se consigue que los niños se sientan mal consigo mismos por lo que están haciendo.  Este abuso verbal tiene consecuencias negativas, mucho más graves de lo que los padres puedan sospechar. Es necesario que los padres que gritan a los hijos de forma habitual utilicen estrategias de disciplina positiva. 

gritos a los hijos

Un círculo vicioso que no educa

Los gritos no educan, y los padres comienzan gritando a sus hijos sin darse cuenta de las consecuencias que tienen. Normalmente los gritos empiezan cuando los niños ‘se portan mal’ o cuando los padres no tienen en cuenta las emociones de los hijos. En estos casos los padres reaccionen con este tipo de disciplina verbal poco adecuada y el resultado es que la conducta de los niños empeora y los padres aumentan los gritos… Existe un círculo vicioso que se sale de control.

Los problemas de conducta de los niños crean el deseo de gritar a los hijos, pero esto solo hará que los problemas de comportamiento empeoren. Los gritos representan una fuerza psicológica que causan daño y dolor emocional a los niños, con efectos de corregir o controlar una mala conducta. Es decir, se grita a los hijos para tratar de conseguir que dejen de hacer las cosas que no gustan, haciendo que se sientan mal consigo mismos por lo que están haciendo.

 

Los gritos de los padres a los niños

Los gritos pueden tener diversas formas:

  • Los padres pueden utilizar la intimidación verbal en forma de gritos
  • Tratan de llamar la atención de los niños maldiciendo en gritos
  • Pueden utilizar la humillación e insultos

Un estudio  mostró que el 90% de los padres estadounidenses informaron que gritaban a sus hijos. Los padres a menudo combinan la disciplina física, golpes o azotes al abuso verbal cuando los hijos entran a la adolescencia… y ambos métodos no son correctos y en muchos casos puede ser un delito.

gritos a los hijos

Gritar a los niños hará que ellos sientan que no tienen el amor de sus padres y lo peor, que las personas más importantes de sus vidas no les apoyen como debieran. El abuso verbal y los gritos está vinculado con un aumento de problemas de conducta y de comportamiento, que aumenten los niveles de agresión y los problemas interpersonales en los niños. Cuando los padres gritan de forma agresiva a sus hijos, los niños y adolescentes se sienten rechazados y sienten que sus padres no les entienden ni quieren comprenderles.

Consecuencias emocionales

Existen graves consecuencias emocionales que sufren los niños al recibir gritos de sus padres. Gritar es actual de forma hostil hacia los hijos. Los hijos de cualquier edad se sentirán más enfadados, irritables e inestables emocionalmente. En lugar de sentirse bien empezarán a tener comportamientos más agresivos y rebeldes porque tienen la necesidad de defenderse a sí mismos: la mala conducta está servida. 

Es necesario tener en cuenta un estilo de crianza positivo en las familias para evitar estas consecuencias. Otra consecuencia emocional causado por los gritos es la depresión. Los adolescentes pueden tener más probabilidades de sufrir depresión por culpa de la agresividad verbal recibida de sus padres. Esto puede ser debido a que los niños creen que son tan  ‘inútiles’ como dicen las duras críticas de sus padres. Esto puede empezar un patrón de malas decisiones respecto a su comportamiento o a escoger amistades.

La crianza positiva nada tiene que ver con las agresiones verbales y ni mucho menos las físicas. En la crianza positiva los padres expresan calidez, confort, preocupación y afecto hacia sus hijos, teniendo en cuenta sus necesidades físicas y emocionales. Estos comportamientos animan a los niños a interactuar más con los padres con los niños y a que aumenten sus sentimientos de calidez y amor hacia sus hijos. Una crianza positiva se asocia con menos problemas de comportamiento por lo que también puede disminuir el comportamiento negativo de los padres.

gritos a los hijos

Los gritos NO educan

Gritar no educa y no es eficaz. En realidad, los gritos solo empeoran las cosas y pueden crear problemas psicológicos a los niños dañando las relaciones entre padres e hijos que pueden durar mucho tiempo, e incluso, toda la vida. Cuando se grita no se puede deshacer el daño, pero sí se puede ser responsable de las acciones y pedir perdón siempre que sea necesario (a los hijos). El uso de palabras duras y los gritos, solo harán que la autoestima de un niño se vea resentida y por tanto, que su comportamiento no sea adecuado porque cuando un niño se siente mal, se comporta mal.

La buena comunicación y la disciplina positiva son esenciales para mejorar la relación con los hijos y evitar que los gritos sean una rutina en el hogar. Dependerá de ti, como padre o madre reconocer esto y poner fin a este ciclo inestable y vicioso que solo os hará daño a todos como familia. Esta actitud negativa debe acabar para siempre.

 

 

 

 


Categorías

Varios

Maria Jose Roldan

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *