Los deberes escolares pueden generar estrés en la familia

Deberes

A juzgar por un estudio publicado en el American Journal of Family Therapy, el estrés familiar aumenta conforme la carga de deberes lo hace; y no es para menos pues los niños escolarizados en las Elementary Schools estadounidenses (desde Kindergarten / 5 – 6 años, hasta Quinto grado / 10 -11), están llevando deberes a casa que les ocupan mucho tiempo. De hecho les ocupan más tiempo del recomendado por dos asociaciones: la Nacional de Educación, y la Nacional de Padres y Maestros; se trata de una especie de norma, la llamada “regla de los 10 minutos”. De esta forma los niños de Primer Grado sólo deberían dedicar 10 minutos diarios fuera de las clases a sus tareas, los de octavo grado (Middle School), 80 minutos diarios.

Como sabéis, en muchos hogares se libran verdaderas “batallas” (y disculpad la exageración) que tienen como causa las tareas que los profesores mandan. La investigación se centra en dos aspectos clave: de un lado, el nivel de estrés familiar vinculado a los deberes, pero especialmente cuanto mayor es la necesidad percibida de los padres de participar en tareas, trabajos o proyectos. De otro, el nivel académico de los progenitores que está relacionado con la eficacia ayudando a los niños.

Os explico un poco más el último factor que he mencionado: resulta que cuando los progenitores se reconocen mayor autoeficacia para ayudar a los niños a tener éxito escolar, también se comprometen más en la evolución académica y se involucran en la supervisión de las tareas. Generalmente esta característica (la autoeficacia percibida) está asociada a estudios superiores, pero cualquier padre o madre motivado puede desarrollar las habilidades básicas que guiarán a los niños hacia el “éxito escolar”.

El nivel de estrés familiar se observa más cuánto más pendientes están los padres de que los peques finalicen sus tareas, en lugar de percibir el aprendizaje como un conjunto

Deberes: el tiempo adecuado en las condiciones adecuadas

Y no sólo eso, sino que también cabe plantearse si realmente es necesario que un niño en primer curso de Primaria debe realizar deberes, ¿tienen relación con el éxito a esas edades? Es verdad que los padres que se implican desde los primeros cursos, ayudan a conseguir el éxito escolar. Pero IMPLICARSE realmente es más: interés por las vivencias escolares, participación en la comunidad educativa, potenciar el hábito lector, etc.

Deberes

Pero centrándonos en las controvertidas tareas escolares, parece que en los Estados Unidos han definido el tiempo a dedicar, otra cosa es el volumen de trabajo extra que cada escuela quiera mandar para casa. Además de eso, es importante observar a qué hora le vendría mejor a cada niño empezar, para que no se alargue el tiempo debido al cansancio; y eliminar todas las distracciones posibles (televisión, ruidos procedentes de hermanos pequeños jugando, padres que interrumpen como si no tuvieran otro momento en el día para comunicar “vaya usted a saber qué”). Además de ello, es bueno dedicar un lugar físico a tener todas las cosas necesarias para el estudio, que los niños asocien con la concentración y el trabajo.

El trabajo mencionado aconseja que una vez controlados los factores que impiden la realización de los deberes en el tiempo que “dicta” la norma; y si continúan alargándose, los padres tengan una conversación con el profesor o profesores, para evaluar las dificultades y proponer cambios

Por cierto y ya para acabar, no me cansaré de pedir que en nuestro país se establezca también una norma general, y se intente distribuir los contenidos lectivos de forma que sea aplicable en la práctica. Que aquí también sufrimos estrés por los deberes de los niños, y los peques pasan mucho (demasiado) tiempo delante de sus cuadernos, en lugar de estar jugando o realizando actividades (más productivas seguramente) con sus padres.


Categorías

Aprendizaje

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *