Los juegos de estrategia

Los juegos de estrategia suelen ser un verdadero incentivo para el desarrollo de habilidades cognitivas del niño. Durante los primeros años de vida, el niño experimenta verdaderos avances en los que a conocimientos se refiere, siempre apuntados a experiencias tangibles y aportadas por el medio circundante.

Es así, como este tipo de juegos, adaptados a las edades  de cada niño en particular  son una herramienta fundamental para estimularlo tempranamente.

Los juegos de estrategia más comunes a edades tempranas, son los de apilar, donde el niño debe razonar acerca de la combinación de tamaños adecuada para que la torre no se caiga; también los juegos de encastre, donde los  baldecitos con tapas perforadas, permiten la introducción de piezas específicas, etc.

Como puede apreciarse, los juegos para este sector, combinan más de una categoría, ya que la habilidad y el equilibrio son muy importantes en ellos. Esto se debe, a lo que previamente mencionábamos, con respecto a la experimentación a través de los sentidos. Por ello, los juegos en forma general, desarrollan más de un contenido en el aprendizaje del niño.

Desde ya, cada rutina en especial, persigue un objetivo, mas toca otros aprendizajes de manera indirecta. Así, retomando el ejemplo de los apilables, el niño desarrolla estrategias al construir, pero a la vez aprende tamaños, formas, colores y continuidad.

Este ejemplo puede ser trasladado a todos los juegos que se ofrecen en el mercado infantil actual.

Por ello, como se ha dicho en otras oportunidades, los juegos educan.

Fuente: saber


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *