Los juguetes blandos

Los juguetes blandos

Cuando el niño cumple alrededor de 6 meses de vida, comienza a interactuar con el medio exterior de manera más activa y dinámica. Se considera este momento ideal para obsequiarle juguetes blandos, aptos para ser llevados a la boca.

Dentro de esta gama de juguetes, hay una gran variedad de colores y formas, que llamarán la atención del menor. La  importancia de que sean blandos radica en que el bebé los llevará a la boca con frecuencia, pues aún se hallan en la etapa oral y seguramente esta actitud se verá potenciada por la aparición de los primeros dientecitos.

Dentro de la oferta podemos optar por animalitos, pelotas, muñecas, etc. es muy importante tener en cuenta el tamaño de los juguetes, ya que si exceden en mucho la capacidad de sostenerlos del niño, el mismo no podrá cumplir su misión fundamental: divertir al infante.

Los juguetes blandos son fabricados en una amplia gama de materiales. Este punto es tal vez, el más relevante. Al momento de elegir el juguete para nuestro bebé, debemos leer muy bien la etiqueta donde consta el material con el cual fue fabricado, si es lavable o no y las posibilidades de desinfectarlo correctamente a diario.

En el sentido de higiene, los juguetes de goma, los más antiguos seguramente, son los más fáciles de esterilizar, ya que aceptan el lavado permanente, la aplicación de desinfectantes líquidos o en aerosol y jamás pierden forma, color o utilidad.

No obstante la variedad de materiales es amplia.

Fuente: Bebés mundo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *