Los niños comienzan a dormir solos

Dormir a un niño en brazos es muy gratificante para la mamá y para él, pero han de aprender a dormirse solitos, pues llegará el momento que tengan que dormir y tú no esté para acompañarlo. Al principio, el niño ha de crearse un hábito, para ello, hay que ofrecerle ayuda, pues hay ocasiones que no se sienten bien o necesitan compañía. Hay bebés a los que no les cuesta nada conciliar el sueño, pero a otros les es muy costoso el acostumbrarse. Si tu niño es de estos últimos, te damos unos consejos:

-las rutinas antes de dormir, siempre funcionan, por ejemplo, no se ha de jugar de forma muy activa antes de ir a la cama. Un baño relajante es muy beneficioso, además de leer un cuento o escuchar un poco de suave música

-si no está acostumbrado a irse solito a dormir, puedes colocarte en el borde de la cama con una luz suave hasta que esté tranquilo para conciliar el sueño. Cuando ya sea así, has de retirarte poco a poco y salir de la habitación

-si cuando está solo se pone a llorar, no hemos de entrar rápidamente, se le habla  desde la puerta en voz baja y con cariño, habrá que estar unos minutos, pero si aun así no se calma, se entra en la habitación y se le acaricia (cabeza, espalda…) y habla para darle tranquilidad

-si todavía no lo consigue manténgalo abrazado un ratito o cójalo en brazos y después lo vuelves a acostar. Estamos un ratito con él y nos retiramos. Siempre la misma rutina hasta que quede dormido

Más información- Comenzando a dormir solos


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *