Los niños con TDAH aprenden mejor cuando están inquietos

Los niños con TDAH aprenden mejor cuando están inquietos

El trastorno de hiperactividad con déficit de atención (TDAH) es un “trastorno del comportamiento caracterizado por distracción moderada a grave, períodos de atención breve, inquietud motora, inestabilidad emocional y conductas impulsivas”, según recoge la Wikipedia. Mucho se ha hablado de este trastorno por la polémica que suscita el hecho de tener que medicar a los niños que son diagnosticados con el TDAH “para que se estén quietos”.

No voy a alimentar esta polémica (al menos, no en este artículo). Baste la noticia que traigo hoy para echar más leña al fuego. Y es que un equipo de científicos han realizado un estudio que sugiere que esa inquietud que caracteriza a los niños hiperactivos es esencial para que puedan aprender. Los investigadores de la Universidad Central de Florida que ha realizado este estudio han encontrado que ese excesiva movimiento característico del trastorno de hiperactividad con déficit de atención ayuda a los niños a retener información y elaborar tareas cognitivas complejas. Mark Rapport, jefe de la Clínica de Aprendizaje Infantil en la Universidad Central de Florida ha comentado que las intervenciones típicas que suelen realizarse para trata a estos niños con el objetivo de reducir su hiperactividad son justamente lo contrario de lo que debería hacerse.

El TDAH es el trastorno conductual más común que se inicia durante la infancia. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), aproximadamente el 11% de los niños de edades 4-17 había recibido un diagnóstico de TDAH en 2011.

Los signos típicos del TDAH en niños incluyen inquietud, hablar constantemente e interrumpir a las personas, una incapacidad para concentrarse en tareas específicas y una incapacidad para prestar atención.  Estos comportamientos pueden socavar la capacidad de los niños con TDAH para realizar tareas en la escuela y podrían ser perjudiciales para otros alumnos.

La investigación previa realizada por el doctor Rapport demostró que el movimiento excesivo que muestran los niños con TDAH sólo se produce cuando estos niños necesitan usar las funciones ejecutivas del cerebro. Originalmente, los expertos creían que la hiperactividad estaba siempre presente en los niños con TDAH.

Para el estudio, publicado en la revista Journal of Abnormal Child Psychology , los investigadores pidieron a 52 niños de edades 8-12 que completaran una serie de tareas. Estos retos fueron diseñados para evaluar la memoria de trabajo de los niños, que es la manera en que el cerebro procesa la información necesaria para tareas como el aprendizaje y el razonamiento.

 

De los niños participantes, 29 habían sido diagnosticados con TDAH y los 23 restantes habían mostrado un desarrollo normal y no tenía trastornos clínicos. Los investigadores encontraron que los niños con TDAH desempeñaron significativamente mejor la tarea cuando se movían, lo que sugiere que su hiperactividad sirve a un propósito.

“Lo que hemos encontrado es que cuando se están moviendo más, la mayoría de ellos funcionan mejor”, explica el doctor Rapport. “Ellos tienen que moverse para mantener el estado de alerta.” Por el contrario, los niños que no tenían TDAH desempeñaron peor las tareas cuando se movieron más.

Las conclusiones del estudio, aunque limitado por el número relativamente pequeño de participantes, sugieren que los métodos tradicionales para ayudar a los niños con TDAH pueden ser contraproducentes. Trabajar en ambientes que permiten mayor movimiento podría ayudar a los estudiantes con TDAH a desempeñan mejor  las tareas académicas en la escuela y en el hogar.

 

 

 


Categorías

Salud, Varios

Bebes Mundo

Bebesmundo era una web dedicada al mundo de los bebés. Actualmente está integrada en Madreshoy.com formando una web de mayor tamaño y con una... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *