Los niños deben jugar al aire libre todos los días, ¿sabes por qué?

Los niños deben jugar al aire libre todos los días

El juego al aire libre es muy beneficioso para los niños. Sin embargo, no te voy a hablar de todos los beneficios que tiene jugar al aire libre. Seguro que sabes o intuyes muchos de ellos. Por ejemplo,  jugar en espacios abiertos ofrece a los niños grandes posibilidades para explorar y moverse,  conocer a otros y socializar.

Pero de eso no es de lo que te voy a hablar hoy. A continuación te voy a contar algo que tal vez no sabías, y tiene que ver con una cosa bien distinta. Te daré un pista: es algo que puede influir de manera importante en el rendimiento escolar en los primeros años, y no tiene nada que ver con el desarrollo de las estructuras cerebrales. No te quedes con la curiosidad y ¡sigue leyendo!

Vamos al grano. Los niños que juegan al aire libre todos los días son menos propensos a desarrollar miopía. Al menos, esto es lo que ha encontrado un estudio realizado en China. En el estudio se llegó a la conclusión que añadir incluir una actividad al aire libre todos los días durante tres años ayuda a reducir la tasa de la miopía (la capacidad de ver objetos cercanos con más claridad que los objetos distantes). Los resultados de este estudio han sido presentado en The JAMA Network.

La miopía ha alcanzado niveles epidémicos en los adultos jóvenes en algunas zonas urbanas de Asia oriental y sudoriental. En estas áreas, entre el 80 y el 90% de los graduados de secundaria  tienen miopía. La miopía también parece ir en aumento, aunque más lentamente, en  Europa del Este y Oriente. Actualmente, no hay una intervención eficaz para prevenir la aparición de la miopía, aunque estudios recientes ya han sugerido que el tiempo pasado al aire libre puede prevenir el desarrollo de la miopía, según la información de respaldo del artículo.

 

“Nuestro estudio logró una diferencia absoluta de 9,1 por ciento en la tasa de incidencia de la miopía, lo que representa una reducción relativa del 23 por ciento en la miopía incidente después de 3 años, que era menos de la reducción prevista. Sin embargo, esto es clínicamente importante porque los niños pequeños que desarrollan miopía temprana tienen más probabilidades de progresar a la alta miopía, lo que aumenta el riesgo de miopía patológica. Así, un retraso en el inicio de la miopía en los niños pequeños, que tienden a tener una mayor tasa de progresión, podría proporcionar beneficios para la salud ocular desproporcionadas a largo plazo”, escriben los autores.

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *