Los niños índigo

Niña con un aura de luz color índigo.

Se dice que los niños índigo se encuentran entre el resto de mortales para traer paz, estabilidad y serenidad.

La parapsicóloga Nancy A. Tappe denomino con la palabra índigo, referida al color, a aquellos niños con una determinada personalidad en base a su aura, la cual correspondería a ese tono. Con este artículo vamos a descubrir más acerca del concepto.

Los niños índigo

Los niños índigo son niños que se salen de lo supuestamente normal. Suelen ser personas extremadamente sensibles, empáticas y maduras para su edad. Su carácter es fuerte y claro, con una marcada autoestima. Por norma general no les gusta acatar normas ni órdenes y se guían por su instinto. Son niños que siempre aspiran a más, impacientes, inteligentes, aguerridos, ingeniosos y muy cariñosos.

No existe base científica para esta denominación. Se trata de filosofía, astrología o de esoterismo, no obstante, muchos pueden percibir esa diferencia respecto a otros. Se dice que los niños índigo se encuentran entre el resto de mortales para traer paz, estabilidad y serenidad. Estos niños quieren sentirse involucrados en cualquier tema familiar o que les rodea y poder participar. Son muy perceptibles al contacto físico y a las charlas que les supongan mejorar, recibir un mensaje o revertir una situación.

El entorno de los niños índigo

Mirada de un niño inteligente, despierto y ávido de conocimiento.

Estos niños a menudo se ven fuera de lugar, en una sociedad que no está a la altura de sus expectativas.

La familia y su entorno pueden sentirse extrañados por ciertos comportamientos. El trato que les deben dar debe ser proporcional a su estabilidad emocional. La familia no debe obviar determinadas actitudes que les parezcan sospechosas o particulares. Estos niños sienten dificultad a la hora de esperar o cuando no comprenden determinadas situaciones, lo cual puede llevarles a sentirse agobiados o fuera de lugar y enfadarse.

La familia debe buscar recursos y herramientas que cubran sus necesidades. Pueden parecer poco constantes e hiperactivos, sin embargo, tienen capacidad de concentración siempre y cuando se sientan motivados y atraídos por algo. En algunos momentos se enfadan, frustran y muestran su descontento. Por ello precisan del apoyo de sus allegados y de tareas y actividades que les mantengan ocupados y sacien su deseo de conocimiento.

Saciar sus ansias de saber

Los niños índigo no tienen que detectarse. Tampoco necesitan cura. Llanamente quienes están a su alrededor deben estar ahí para ellos, para hacer caso de sus sentimientos y demandas y para llevarles de la mano en su proceso de formación y desarrollo. Hay niños índigo sociables, otros más controladores, autosuficientes o artistas. Todos ellos necesitan sentirse amados y comprendidos. Por ello conviene trabajar para que su evolución personal vaya acorde a su persona.

Estos niños a menudo se ven fuera de lugar, en una sociedad que no está a la altura de sus expectativas. Ellos ven más allá del egoísmo, materialismo o individualismo. Los niños índigo pisan fuerte por la solidaridad y el altruismo. La familia debe observar y actuar. Los padres deben hablar y dialogar con sus hijos, ya que ellos necesitan razones y justificaciones ante cuestiones cotidianas. A los niños índigo no les valen respuestas fáciles ni juegos simples que les aburran o decepcionen, porque su lugar en el mundo presenta expone un valor incalculable.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.