Los niños pequeños y la televisión

El día 21 de noviembre es el Día Mundial de la televisión, un aparato que hasta no hace tanto no existía en ningún hogar y que a día de hoy, no hay casa donde en el salón no exista una televisión. La televisión está en la vida de los niños desde que llegan al mundo, por lo que es algo que forma parte de su vida y de su existencia.

Si tienes un hijo pequeño de unos dos o tres años, es probable que estés pensando en cuánta televisión debería ver o si es mejor que no vea nada. En realidad, la televisión es una buena ‘niñera’ para algunos casos de urgencia. Pero si usas la televisión de forma habitual para entretener a tus hijos y poder hacer cosas, en realidad estás configurando el cerebro de tu hijo para que sea menos capaz de entretenerse por sí mismo.

No es una niñera

Si tienes que hacer cosas, es mejor que contrates a una niñera que les mantenga entretenidos a que les dejes solos mirando la televisión. Arriesgar el desarrollo cerebral de tu hijo es un precio demasiado alto para pagar por mantenerlo ocupado.

La Academia Americana de Pediatría deja claro que los niños menores de 2 años no vean televisión y que los niños mayores de 2 años se limiten a una hora o, como máximo, a dos, todos los días, de programación de calidad. En cambio, los niños suelen ver muchas más horas de televisión al día, ¿o no?

Piensa una cosa: ¿permitirías que tu hijo estuviese adicto a algo que le provocase problemas cerebrales o físicos? Probablemente no, entonces, ¿por qué le permites pasar tantas horas delante de la televisión? La televisión acorta la capacidad de atención, les hace más impulsivos y agresivos. Los cerebros de los niños pequeños se diseñaron para desarrollarse de manera óptima al interactuar con el mundo físico y con la imaginación, contando historias, por ejemplo, en lugar de alimentarse de una visión pasiva que evita la necesidad de imaginación.

El buen desarrollo del cerebro

Los niños pequeños parece que no están ocupados, pero en realidad tienen un trabajo muy importante: su desarrollo cerebral. Esto lo consiguen a través de la interacción con otros, con los juegos de fantasía, construyendo bloques, pintando, cocinando con sus padres, columpiándose, etc. Estas actividades ayudan a que el cerebro de tu hijo se desarrolle tal como está diseñado, brindándole a la gente habilidades y creatividad para resolver problemas, así como la base para las matemáticas y el razonamiento.

La idea tampoco es prohibir la televisión del todo a tu hijo, puesto que esto tampoco es correcto. Lo ideal es permitir que vea la televisión un tiempo adecuado a su edad y desarrollo. Además, la televisión que permitas que vea deberá ser una programación de calidad, apta para su desarrollo intelectual y de su edad. De nada sirve poner un programa televisivo a un niño de 3 años cuando el programa está destinado a niños de 9 años, por ejemplo.

Además que ver programas inadecuados para tus hijos puede que les ‘enseñe’ comportamientos poco deseados como la agresión o palabras poco correctas. Es necesario tener muy presente que lo que ven los niños en la pantalla afecta directamente a su desarrollo.

Qué hacer en lugar de ver tanto la televisión

La mayoría de los niños pequeños y preescolares que nunca han estado expuestos a la televisión están acostumbrados a mantenerse ocupados, y se mantienen ocupados. Pero si estás intentando romper el hábito electrónico, intenta utilizar libros de audio en su lugar. Estos son más creativos (ya que tu hijo puede crear las imágenes en su mente) y no son adictivos, pero ofrecen a los niños tiempo de inactividad durante el cual están absortos en algo y es menos probable que necesiten su atención.

Los niños necesitan de tu tiempo y de tu atención, eso es lo más importante para ellos en todos los sentidos. Si has pasado la última hora construyendo torres y leyéndole, su banco emocional está lleno de toda tu atención. Ahora solo necesita una transición para pasar a la siguiente actividad… Una idea es crear un ‘bote del aburrimiento’, donde poner varias ideas en papel para que cuando se aburra, pueda coger una y ver qué actividad puede realizar en lugar de ver la televisión, algunos ejemplos pueden ser:

  • Jugar con los coches
  • Hacer un dibujo para la abuela
  • Escuchar y bailar música
  • Hacer un castillo con bloques de madera
  • Etc

De todos modos, tu hijo puede que no necesite una actividad estructurada, simplemente necesita tiempo para ser niño y jugar. Para activar su imaginación y que los juegos de fantasía o con un amigo imaginario o incluso con sus juguetes de acción le motiven lo suficiente para poder entretenerse por sí mismo. Cuando los niños dejan de lado el estímulo visual y pasivo de la televisión, su mente comenzará a crecer de nuevo, sentirá que de son capaces de crear e imaginas cosas, imprescindible para su desarrollo cerebral y para que su imaginación no caiga en coma.

Es importante que los niños aprendan que no es tu trabajo que ellos estén entretenidos, ellos deben tener esa obligación. Una vez que se acostumbren a tener su tiempo de juego, les encantará pasar tiempo con ellos mismos.  Los beneficios para la imaginación y la autorregulación no tienen precio y duran para toda la vida. La habilidad de administrar su tiempo y entretenerse es un regalo de protección esencial para los niños que crecen en nuestra cultura programada…

Es hora de enseñar a los niños a desconectar de tanta tecnología. Es ideal que aprendan a tener un uso responsable de las nuevas tecnologías, pero sin que éstas tengan que ocupar el 100% de sus vidas. Deben aprender a estar conectados para cosas concretas y sacar lo bueno de estos dispositivos, pero al mismo tiempo es necesario que aprendan a estar desconectados y a no depender de estos aparatos para poder estar entretenidos o ‘matar el tiempo’. ¿Tus hijos suelen mirar mucho la televisión?

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print


Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.