Los niños y la pintura

Las primeras actividades que hace un niño, es dibujar. Les encanta coger los lápices de colores y comenzar a hacer sus primeras obras de arte en cualquier lugar de la casa.

Sobre los dos años de edad, descubren que pueden llenar los dibujos de color, una forma de abrir y motivar su imaginación.

La pintura es uno de los artes que un niño puede realizar desde que es muy pequeño. A partir de los tres años, ya son capaces de sujetar perfectamente un pincel y crear pequeños dibujos. Esto les aporta bienestar y relax, es una forma de divertirse que les aporta muchos beneficios. A esta edad, el niño, necesita expresarse y su con su escaso lenguaje, no está capacitado para hacer comprensible lo que quiere expresar, pero a través de los dibujos, los especialistas, pueden llegar a sus sentimientos, temores, felicidad… todo lo que tienen en su interior.

Colores, texturas… dan rienda suelta a su creatividad e imaginación, una forma de estimular su concentración y expresión propia.

Si queremos que un niño se interese por este tipo de arte, desde muy pequeños, se les debe inculcar el que pueden trabajar con todo aquello que les sea posible pintar y dibujar. No solamente con pinturas de madera, sino con sus propias manos, ceras, rodillos o pinceles.

Al principio, las figuras serán muy grandes, pero poco a poco, comenzarán a dibujar personas representativas como, el papá, la mamá, el abuelo… también animales o cosas que le llaman la atención y que forman parte de su vida cotidiana.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *