Los peligros de que los niños sean fumadores pasivos

peligros de ser fumador pasivo

Tiempo atrás, estaba permitido fumar en todas partes y las personas no eran conscientes de lo que significaba fumar. Fumar mata. Mata a quienes fuman y mata a quienes fuman sin poner un cigarro en la boca, me refiero a todas las personas y niños que son fumadores pasivos. Son demasiadas muertes las que se lleva el tabaco a causa del cáncer de pulmón o enfermedades del corazón por culpa de ser fumadores pasivos como para pasarlo por alto.

Millones de niños respiran el humo del tabaco en sus hogares o en lugares donde otras personas fuman y se convierten de este modo en fumadores pasivos. El humo del tabaco puede ser especialmente perjudicial para la salud de los niños porque sus pulmones aún se están desarrollando.

Si eres una persona fumadora y fumas delante de tus hijos debes saber que estás provocando que tus hijos sean fumadores pasivos y estás dañando su salud directamente. Si esto ocurre tus hijos están en peligro. Los niños cuyos padres fuman delante de ellos, los niños estarán expuestos a productos químicos del humo de forma pasiva y la mejor forma de eliminar a los niños de este riesgo, es dejando de fumar. Además, le estarás haciendo un favor a tu salud.

El humo y sus peligros

Los niños y personas que inhalan el humo del tabaco convirtiéndose en fumadores pasivos, están en peligro pero no todo acaba aquí. Existen más peligros del humo del tabaco. El humo ambiental del tabaco o humo de segunda, es el humo que un fumador exhala y que proviene de la punta del cigarrillo, la pipa o el puro mientras se está quemando. Éste humo contiene alrededor de cuatro mil sustancias químicas y todos ellos son peligros, además es sabido que 50 de estos productos químicos causan cáncer. Los niños que respiran el humo ambiental también están expuestos a las sustancias químicas.

peligros de ser fumador pasivo

Pero esto no es todo, el humo del tabaco también puede perjudicar cuando se trata del humo de tercera mano, que proporciona efectos negativos y es perjudicial. El humo de tercera es el humo que se queda impregnado en lugares y objetos donde se ha fumado anteriormente, haciendo que las toxinas se queden y que sean perjudiciales para la salud. Este humo se puede encontrar en las paredes de un bar donde se permite fumar, en la tapicería de los asientos de un coche, en los muebles de un hogar, incluso en el pelo de un adulto o un niño que ha estado cerca de alguien que ha fumado.

Los efectos de fumar cerca de los niños

La mayoría de las personas no son conscientes de todos los peligros que tiene fumar cerca de los niños. Del mismo modo que un adulto que está expuesto al tabaquismo pasivo aumenta el riesgo de padecer problemas de salud, un niño también está expuesto a tener graves problemas de salud a causa de que otras personas hacen que tengan que ser fumadores pasivos.

Por si fuera poco, los niños al estar en desarrollo son particularmente susceptibles a los efectos de la exposición al humo del tabaco. Tiempo atrás los padres no contaban con la información suficiente y pensaban que fumar o ser fumador pasivo no era tan malo, además, sólo había que ver a las personas en sociedad, fumar era de lo más normal. Pero hoy, tenemos la ventaja de la información y también tenemos la suerte de ser seres racionales que podemos pensar y prevenir para poder evitar que los niños tengan problemas de salud a causa del humo del tabaco que los adultos provocan.

Los hijos de padres que fuman serán más propensos a tener diferentes problemas de salud, algunos ejemplos son:

 

  • Mayor riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante en los recién nacidos
  • Infecciones respiratorias, bronquitis, bronquiolitis o neumonía
  • Un aumento del riesgo de padecer enfermedades del oído medio
  • Un  mayor riesgo de tener un desarrollo pulmonar más lento
  • Un mayor riesgo de silibancias, tos y fatiga crónica
  • Un mayor riesgo de padecer cáncer de pulmón o problemas del corazón
  • Posibilidad de muerte prematura

peligros de ser fumador pasivo

Muchas personas piensan que fumar sin que los niños estén presente elimina el riesgo para ellos o para otras personas en el hogar, pero esto parece que no es del todo cierto. Hay estudios e informes que muestran que los niveles de nicotina son muy altos en el cabello de los niños incluso si los padres han salido a fumar al exterior del hogar. Esto quizá se deba a dejar las ventanas y las puertas abiertas y que el humo entre con el aire a dentro de las estancias, algo que hará que los niños sigan expuestos a las partículas del humo y a sus consecuencias negativas.

Fumar en el exterior del hogar es mucho mejor que fumar dentro o cerca de los niños, pero no hay evidencia de que se elimine el riesgo del tabaquismo pasivo para los niños a causa del humo de segunda y de tercera. Lo mejor que puede hacer un fumador por su salud y por la de los niños, es dejar de fumar. Sólo de esta manera evitará que los niños estén expuestos al humo.

peligros de ser fumador pasivo

Muchos padres no quieren que sus hijos crezcan y se conviertan en fumadores, pero no hay mejor enseñanza que el ejemplo. Si quieres que tu hijo no sea fumador, deberás de dejar de fumar en el caso que seas fumador. Tu ejemplo marcará la diferencia en los hábitos futuros de tus hijos.

Asimismo, además de dejar de fumar será necesario no llevar a los niños de los lugares donde está permitido fumar, incluso si no hay nadie fumando, ya que las partículas tóxicas se habrán quedado impregnadas por todas partes. Haz que tu hogar sea un lugar libre de humo y sé el mejor ejemplo para tus hijos. A medida que van creciendo los niños es necesario hacerles conscientes de las graves consecuencias que tiene el fumar y el ser un fumador pasivo para su organismo y para su salud actual y futura.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *