Los pies de los niños

Los pies planos de los bebés, no nos han de preocupar a tan temprana edad, pues todos nacen con pies planos. Sus pies van tomando forma conforme su crecimiento.

Cuando nacen, su planta del pie, está cubierta de grasa, los ligamentos que unen los huesos, son todavía elásticos, por ello, estos huesos en esta zona, se hunden.

Esta capa de grasa va desapareciendo, conforme el bebé va desarrollando su cuerpecito. Los ligamentos se van fortaleciendo y la forma del pie, va tomando forma. El desarrollo se completa alrededor de los tres años.

Para favorecer este desarrollo, hay ejercicios que le ayudan y que forman parte de su juego diario como caminar descalzo (previniendo el frío con calcetines), es algo que a ellos les encanta. Si es en la arena (un lugar ideal sería la playa). Cuando andan de puntillas, tampoco hay que preocuparse demasiado, este es un ejercicio que fortalece la musculatura de la planta del pie. Esto es una intuición de los bebés, la mayoría lo hacen solos, si el tuyo no lo hace, impúlsale para que lo haga, puedes darle tú ejemplo caminando de puntillas para que te imite y cuando aprenda, le enseñas a hacerlo con los talones. Un truco simpático para que se empine, es colocarle algún juguete en alto para que se esfuerce en cogerlo.

Otro buen ejercicio es saltar con los dos pies o un pie alternando, este es un ejercicio muy favorecedor para  fortalecer la planta y los tobillos.

Algo muy divertido es hacerles usar los dedos de los pies, por ejemplo, colocar pinturas o ceras de colores e intentar cogerlos con los dedos.

Los primeros zapatos, son muy importantes, procura que el taco tenga forma de S para una mejor estabilidad y que el tamaño exceda alrededor de 1 cm más que su pie.

Y un consejo muy importante: ¡cuidado con el sobrepeso!

Fuente: pequelia


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *