Los pulpos de ganchillo que pueden ayudar a bebés prematuros, llegan a España

Lleva algunos días circulando por la red una bonita iniciativa cuyo origen se sitúa en el año 2013 y en Dinamarca. Tras descubrirse que unos pequeños pulpos hechos de crochet, podrían ayudar a los bebés prematuros, no faltaron los voluntarios para tejer a mano peluches suaves y coloridos. Auspiciado por la organización Spruttengruppen (en la web muestran actualizado el número de pulpos donados), el proyecto consiste básicamente en la donación de peluches a Hospitales con Unidades de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN). La función de estos juguetes es emular (en cierta forma) el cordón umbilical.

Se sabe que los bebés pueden sujetarse con sus manitas al cordón que les une a mamá, y el hecho de “nacer antes de tiempo” les priva de este contacto. Pero además, las investigaciones desarrolladas en Dinamarca, confirmaban que al hacer presión con las manitas sobre los tentáculos, los bebés prematuros obtenían los mismos beneficios que haciendo lo propio con el cordón umbilical; a saber: frecuencia cardíaca y respiración más regulares, nivel más alto de oxígeno en sangre, …

La noticia en las últimas semanas es que en España, un grupo de voluntarias se ha reunido con el nombre de Noupops, y han creado una red de pulperas (y pulperos) que tejen sin cesar para hacer llegar estos pulpos de 20 centímetros a diversas UCIN. Se han propuesto conseguir 20.000 unidades que se recogerán en diversos lugares antes de que lleguen a sus destinos. Los peluches son revisados posteriormente para asegurar que sus tentáculos no midan más de 21,84 centímetros; y deben ser esterilizados antes de cumplir su misión de acompañar a los bebés.

Esta idea me gusta: es simpática, relativamente nueva, y es funcional…; pero que no se nos olvide que existe un método de coste 0 y fácil aplicación que se llama “método canguro” que cuenta con gran aceptación y evidencias sobre su eficacia. Eso sí, cualquiera puede entender que existan dificultades para mantener el contacto “piel con piel” las 24 horas del día. Así que para los ratitos que el bebé vuelva a estar en la incubadora, estos púlpitos podrían ser un buen complemento, y además le restan frialdad a estos dispositivos de tratamiento.

En la actualidad la prematuridad es un problema por que su incidencia se ha elevado, aunque también se cuentan con medios para abordarla. Todo bebé nacido antes de la semana 37 puede ser considerado prematuro, y si su nacimiento se produce antes de la semana 35, necesitará bastante apoyo para sobrevivir.


Categorías

El bebé, Nombres

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *